Las protestas en la NFL, cuestionadas por expertos

- 01 de octubre de 2017 - 00:00
Más de 150 jugadores de la NFL, en su mayoría afroamericanos, se arrodillaron o sentaron durante la interpretación del himno nacional de Estados Unidos.
Foto: AFP

Consideran que el impacto a largo plazo de las manifestaciones será mínimo.

La ola de protestas que estalló en toda la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) ha sido descrita como una de las demostraciones más significativas del activismo de los atletas en décadas; pero, los expertos permanecen inseguros sobre el impacto a largo plazo de tales manifestaciones.      

Más de 150 jugadores de la NFL, en su mayoría afroamericanos, optaron por arrodillarse o sentarse durante la interpretación del himno nacional de Estados Unidos antes del comienzo de los partidos, el domingo, en una protesta sin precedentes tras críticas del presidente Donald Trump.

Trump desencadenó el alboroto en el deporte más popular de Estados Unidos al atacar a jugadores que simbólicamente se negaron a ponerse de pie durante el himno nacional en un esfuerzo por llamar la atención hacia la injusticia racial.

Los comentarios del mandatario estadounidense fueron ampliamente condenados por los jefes de la NFL y los multimillonarios dueños de los equipos, varios de los cuales habían donado dinero a la campaña electoral de Trump.

No está claro si las protestas del fin de semana último tomarán impulso o poco a poco irán perdiendo fuelle.

Algunos jugadores que se arrodillaron el fin de semana pasado ya han dicho que no planean repetir la protesta.

El tackle de los Oakland Raiders Donald Penn dijo que su protesta fue pensada como una réplica a las observaciones de Trump. “No voy a hacerlo de nuevo la próxima semana”, dijo a los periodistas. “No quería hacerlo esta semana, todo esto tenía que ver con los comentarios del presidente Trump”. 

Rishard Matthews, receptor de Tennessee Titans, manifestó que continuaría arrodillándose “hasta que el presidente se disculpe”.

Los Green Bay Packers instaron a los aficionados a encadenar sus brazos en solidaridad cuando se enfrenten a los Chicago Bears, en lo que  pretende ser una “muestra de unidad”.

Protestas sin significado

Los mensajes mixtos han creado un debate sobre la eficacia a largo plazo de las protestas. Para algunos analistas, el significado de las manifestaciones -que fueron iniciadas por el exquarterback de los 49ers de San Francisco Colin Kaepernick- se ha perdido. 

Trump ha reformulado el debate como una cuestión de patriotismo, acusando a los jugadores que eligen arrodillarse o sentarse como irrespetuosos de los militares y los Estados Unidos. Orin Starn, profesor de antropología cultural de la Universidad de Duke, que ha escrito sobre el deporte y la sociedad, ve en las protestas una tradición de activismo iniciada por atletas negros en los años sesenta.

“Hay un hilo que une a Tommy Smith y John Carlos en 1968 a lo que vimos el domingo: los atletas negros que usan el deporte para protestar contra la injusticia racial, para decir a EE.UU. que no tiene su casa racial en orden”, dijo Starn.

Starn no está seguro de cuán efectivas serán las protestas de la NFL a largo plazo, lo que sugiere que los puntos de vista opuestos en la última ronda de guerras de la cultura de Estados Unidos permanecen profundamente arraigados.

“Sobre un tema tan importante para la cultura estadounidense como el racismo y la brutalidad policial, la gente ya tiene sus opiniones”, afirmó Starn.

“Dudo que muchas mentes hayan sido cambiadas de un modo u otro por este fin de semana o por la protesta inicial, valiente de Kaepernick”, indicó.

“Este es un país dividido: una parte piensa que a los afroamericanos se le han dado muchas oportunidades; la otra, un gran segmento de Estados Unidos, piensa que tenemos problemas reales con el racismo y la brutalidad policial y quiere hacer algo al respecto. Pero no está claro para mí que el statu quo esté cambiando”, añadió el experto.

Mary-Frances Winters, que dirige The Winters Group, una consultora especializada en programas de diversidad e inclusión, elogió las protestas como “simbólicas”. “Pero ahora tiene que ir al siguiente paso”.

“La gente necesita sentarse y tener un diálogo adecuado. Cuando se mira la historia, las personas que protestan a menudo son perseguidas, y no son hasta 50 años más tarde que se ven de manera diferente”, acotó.

Winters estuvo de acuerdo en que el punto de la protesta original de Kaepernick -lanzada en respuesta a varios asesinatos de hombres negros desarmados por parte de agentes de la ley que posteriormente recibieron poco o ningún castigo- ha sido olvidada. “Hay un malentendido de lo que se trata”, sostuvo. “No se trata de la bandera, no se trata del himno, sino de las inequidades raciales”. (D)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: