Guayasamín anhela flamear nuevamente la bandera de Ecuador en el Rally Dakar 2018

| 07 de Septiembre de 2017 - 11:03
El piloto ecuatoriano, Sebastián Guayasamín, competirá el próximo año por cuarta vez en el Rally Dakar.
FOTO: Foto: César Muñoz/Andes

Haber cruzado la meta del Rally Dakar 2017 y flamear la bandera de Ecuador ha sido uno de los mayores logros conseguidos por el piloto ecuatoriano Sebastián Guayasamín. A pesar de que se ubicó en el puesto 20 de su categoría y 45 en la clasificación general, el deportista nacional afirma que haber llegado a la meta es lo más importante.

Sebastián contó que en sus dos participaciones anteriores del Rally Dakar se había quedado con las ganas de ver ondear la bandera de cuadros, pues en dichas ocasiones tuvo que abandonar la competencia por fallas mecánicas con su vehículo.

Pero para la prueba de este año, que se dio entre Paraguay, Bolivia y Argentina, el piloto nacional culminó con éxito este Rally, considerado el más difícil de todos.

“Esta ha sido una temporada buena. Después de tres intentos pudimos terminar la prueba, la verdad que es un orgullo representar al país en este evento tan importante. Haber cruzado la meta es un sueño cumplido”, mencionó Guayasamín en una entrevista con Andes.

El piloto nacional, quien desde esta temporada ha sido elegido como la imagen de la marca internacional de amortiguadores Monroe, acotó que contar con el apoyo de la empresa privada ha sido fundamental en su participación en el Dakar, pues la inversión que se realiza para estar en este evento llega a los $ 500 mil.

“Participar en el Rally Dakar es muy oneroso, por eso se necesita apoyo de la empresa privada. La inscripción cuesta alrededor de cincuenta mil dólares, de ahí hay que sumarle el valor del vehículo, el cual tiene que reforzado con distintas piezas, como amortiguadores, motor, llantas, entre otros componentes. Pese a que junto a un copiloto somos los que competimos en la prueba, estamos conformados por un equipo de veinte personas”. 

Aunque la prueba se da solo una vez al año, la preparación del piloto tiene que ser diaria, pues para competir en el Rally Dakar “se necesita mucha fortaleza mental y física”.

“Muchas personas piensan que este deporte consiste en meter cambios y ya; pero no, la preparación para el Dakar va desde la alimentación, trabajo físico, psicológico y hasta en cómo duermes. Durante la semana hacemos mucho ejercicio en varias modalidades como correr, pesas, crossfit, lo que se complementa con terapia de rehabilitación física. A eso le sumamos sesiones de cámara hiperbárica (para adaptarse a la altura de Bolivia, país por donde pasará el Rally Dakar 2018), terapia psicológica y una buena nutrición”.

Guayasamín indicó que uno de sus objetivos principales para el próximo año será retornar al Rally Dakar y ubicarse en una mejor posición que la de este año y además tiene pensado participar en varias pruebas de Europa y Asia.

“Tengo varios objetivos que cumplir aún. En el corto plazo quiero seguir avanzando en mi carrera en el Dakar ganando más experiencia y conseguir mejores posiciones. Además, estamos trabajando para correr en otros países y llevar la bandera de Ecuador a Europa y Asia. En el largo plazo, tengo el objetivo de trabajar con jóvenes para poder tener más competidores como yo, y poder transmitir mis conocimientos y dejar un legado a nuevas generaciones”.

La edición 40 del Rally Dakar se desarrollará el próximo año, del 6 al 20 de enero, entre Perú, Bolivia y Argentina. (D)