Con el triunfo de anteanoche, el deportista terminó sus presentaciones en el ring con 50 victorias

Floyd Mayweather rompió el récord de 61 años de Rocky Marciano

| 28 de Agosto de 2017 - 00:00
El boxeador estadounidense Floyd Mayweather (izq.) y el peleador de artes marciales mixtas Conor McGregor intercambian golpes en la T. Mobile Arena.
FOTO: Foto: AFP

El pugilista estadounidense se embolsó cerca de $ 200 millones por su combate del sábado ante la estrella de las artes marciales mixtas Conor McGregor.

Las Vegas (EE.UU.).-

El boxeador estadounidense Floyd Mayweather derrotó por nocaut técnico en el décimo asalto a la estrella de las artes marciales mixtas, el irlandés Conor McGregor, la noche del sábado en el T-Mobile Arena de Las Vegas.

De esta forma se despidió definitivamente del boxeo a sus 40 años. “Tienen mi palabra de que esta fue mi última pelea. Rompimos récord de taquilla al recaudar casi $80 millones y pronto tendremos los números de venta del sistema pague por ver (PPV), pero sabemos que en Los Ángeles y Florida hubo problemas técnicos por el alto número de personas que compraron la pelea”.

McGregor arrancó el combate con mucho ímpetu, pero su esfuerzo le acabó pasando factura con el transcurso de los asaltos. Mayweather, en cambio, se fue agrandando tras cada round y, en el décimo, el árbitro tuvo que finalizar la pelea.

Con este triunfo, Mayweather se despide con una inmaculada carta de 50 victorias y ninguna derrota, superando a la leyenda italoestadounidense Rocky Marciano, quien se retiró en 1956 con una marca de 49 triunfos.

El astro del boxeo añadió en conferencia de prensa: “Puedo decir que esta noche llevamos el boxeo al siguiente nivel porque superamos mis propias marcas”.

Una opinión que no es compartida por todo el mundo. El pugilista kazajo Gennady Golovkin escribió en su cuenta de Twitter: “La mejor pelea de box todavía está por venir”, en alusión al combate que sostendrá el 16 de septiembre contra el mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez.

Este último coincidió con la opinión de su futuro rival a través de las redes sociales.

Considerado por muchos más como un espectáculo que como una auténtica pelea, el show estuvo presente desde el inicio.

El pugilista estadounidense salió de su camerino en dirección al encordado luciendo sobre su rostro un pasamontañas.

Cuando finalizó el combate, los dos púgiles sonrieron felices. Ambos se sentían ganadores: McGregor, en su primera pelea como boxeador, aguantó 10 rounds a uno de los mejores libra por libra de la historia, mientras que ‘Money’ conservó su invicto, amplió su racha y se embolsó casi $ 200 millones.

“Me apegué al plan que habíamos trazado con mi equipo (...). Yo les dije que esta pelea no iba a la distancia. Tengo más de 20 años y sabía lo que debía hacer para que esto sucediera. Fui disciplinado porque esta pelea era muy difícil”, apuntó Floyd.

Realmente no fue sencillo para Mayweather. El irlandés, conocedor de que sus opciones pasaban por brillar en los primeros instantes del combate, comenzó mejor que su contrincante, logrando dirigir varios golpes a la cabeza de su rival y ganando a los puntos en los primeros minutos.

En el cuarto round todo cambió. El cansancio se empezó a notar en ‘The Notorious’ y Mayweather se adueñó del choque. En el séptimo, McGregor se salvó de milagro, pero en el décimo el árbitro Robert Byrd se vio obligado a poner fin a la contienda cuando el irlandés se tambaleaba y se mantenía en pie como podía agarrado a las cuerdas.

Tras finalizar el combate, Mayweather elogió a su rival: “Es un gran campeón. No cualquiera acepta venir a enfrentarse al monarca de otro deporte”.

Los aficionados abandonaron las gradas satisfechos. El espectáculo multimillonario, el evento deportivo que más apuestas ha suscitado en la historia de Las Vegas, había merecido la pena, a su juicio.

Mayweather dejó el cuadrilátero más rico, ya que se estima que las ganancias totales de su carrera superan los $ 1.000 millones, mientras que McGregor, un plomero de profesión y estrella de las artes marciales mixtas (MMA), abandonará Nevada con cerca de $ 100 millones más en sus bolsillos.

Al final de la cartelera, Mayweather anunció una vez más su retiro del deporte y recibió el llamado ‘Money Belt’, una pieza artesanal hecha de oro, zafiros y esmeraldas entregada por el Consejo Mundial de Boxeo.

McGregor, por su parte, quien contó con el apoyo de los aficionados, resaltó el hecho de ser parte de un evento de talla mundial.

“Mucha gente pensaba que no se iba a hacer esta pelea. Pero se hizo y la gente no puede decir que no hubo espectáculo. Floyd es un deportista fuera de serie y fue un honor enfrentarlo”, comentó McGregor, quien en los próximos días decidirá si vuelve a pelear en la UFC este año o si esperará hasta 2018. (I)

Jennifer López y su novio, el beisbolista Álex Rodríguez, estuvieron en primera fila atentos al desenlace del encuentro entre el estadounidense y el irlandés. Foto: AFP