Brasil investiga compra de votos a favor de los JJ.OO.

- 06 de Septiembre de 2017 - 00:00
Carlos Nuzman, presidente del Comité Olímpico Brasileño, entra a declarar ante la Policía Federal.
Foto: AFP

Las acciones policiales se llevan a cabo en cooperación con autoridades de Francia y Estados Unidos.

La Policía brasileña realizó ayer varios allanamientos para desbaratar “un esquema de corrupción internacional” relacionado con la presunta compra de votos para la elección de Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

Unos 70 agentes participan en la operación, bautizada ‘Unfair play’ (juego desleal), cumpliendo 2 órdenes de prisión preventiva y 11 de búsqueda de pruebas, precisó la Policía Federal (PF) en un comunicado.

La operación se realiza en cooperación con autoridades de Francia y Estados Unidos, y en presencia de agentes franceses.

Un allanamiento se llevó a cabo en el domicilio del presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB), Carlos Nuzman, en el acomodado barrio de Leblon, mientras que la prensa local reportaba otro en la sede del COB.

“No hay fuertes indicios de nada. Nuzman afirma que no actuó de ninguna manera de forma irregular”, dijo su abogado Sergio Mazzillo. Nuzman está “tranquilo y sereno”, aseguró el letrado.

Globonews mostró imágenes del jefe deportivo, vestido de traje y corbata, con gafas de sol, entrando a declarar en la sede de la PF en Río.

Según medios brasileños, Nuzman habría participado directamente en los sobornos al COI; además de ser intermediario entre los emisores y receptores de esos sobornos.

La investigación brasileña, que empezó hace 9 meses y es una ramificación de la megaoperación ‘Lava Jato’, se centra en “un esquema criminal que involucra el pago de sobornos a cambio de la contratación de empresas tercerizadas por el gobierno de Río de Janeiro”, detalló la Policía.

En junio, el exgobernador de Río Sergio Cabral fue condenado a más de 14 años de prisión por corrupción pasiva y blanqueo de dinero, acusado de dirigir una red que habría desviado el 5% de todas las obras públicas, incluida la de la renovación del mítico estadio Maracaná. La otra persona con orden de detención es el empresario Arthur Soares, quien se habría lucrado con contratos del gobierno de Río por las Olimpiadas. (I)