De Grasse y la batalla keniana, las atracciones de Roma

- 08 de Junio de 2017 - 00:00
Andre De Grasse, de Canadá, quiere convertirse en el hombre más veloz del planeta y en Roma tendrá su gran prueba antes de los mundiales de atletismo.
Foto: cortesía

La cuarta etapa de la Liga de Diamante promete un Andre De Grasse espectacular en los 200 metros y una durísima batalla entre kenianos en los 3.000 m con obstáculos, hoy en Roma, a escasos dos meses del Mundial de Londres (4-13 agosto).

Considerado a sus 22 años como uno de los candidatos a suceder a Usain Bolt en el trono del atletismo mundial, el canadiense De Grasse, tercero en los 100 metros y segundo en los 200 en los Juegos de Río, es el principal candidato a la victoria en la ‘Ciudad Eterna’. Posee el tiempo de referencia entre los participantes en 2017 (20 segundos y 14 centésimas).  

De Grasse, que se ha marcado como objetivo mejorar en la salida antes del Mundial, se encontrará en Roma al medalla de bronce en Río en los 200, el francés Christophe Lemaitre, que medirá su nivel, tras los 21.22 que hizo en mayo.

Si los problemas de Lemaitre en el muslo derecho, que han marcado su preparación, son solo un viejo recuerdo, su tiempo debería mejorar. En Londres buscará brillar en 100 y 200 metros.

Los 3.000 obstáculos prometen un enfrentamiento total entre kenianos, con el doble campeón olímpico (2004-2012), Ezekiel Kemboi, su sucesor Conseslus Kipruto, y el mejor del año, Jairus Birech, vencedor en Marsella el sábado por delante del francés Mahiedine Mekhissi (3º).

También tiene una participación de excepción en los 110 vallas, con el récord del mundo estadounidense Aries Merritt (12 segundos 80) y el  corredor español de origen cubano Orlando Ortega, segundo en los Juegos Olímpicos de Río.

En lanzamiento de jabalina, todas las miradas se posarán en el alemán Thomas Rohler, que a mediados de mayo en la cita de Doha se convirtió en el segundo mejor lanzador de todos los tiempos -con una marca de 93,90 m- tras el mítico checo Jan Zelezny. (I)