Martes, 13 Junio 2017 10:29 Cultura

Videofilia y sus cartas virales

Videofilia y sus cartas virales
Por Galo Pérez P.

Videofilia y otros síndromes virales, del cineasta peruanoJuan Daniel Molero, nos plantea cuestionamientossobre los nuevos territorios donde el humano habita: frente a la pantalla de un computador o de los  teléfonos inteligentes. Puedo imaginarme a diferentes individuos dando infinitos clics desde su identidad (¿virtual?), y tomando miles de decisiones sobre sus gustos y preferencias. Por ejemplo, me imagino a uno que bien podría ser yo,  aburrido,  que empieza  a scrollear hacia abajo las historias que le propone su muro de Facebook. De repente, él cae en cuenta de que una amiga suya  compartió un artículo que se llamaba ‘Videofilia’, lo abrió con gran interés, vio la primera foto con el mismo deseo de leer, dio clic al primer hipervínculo que encontró entre el texto y, con rapidez, llegó a otro destino, uno que le hizo olvidar su primera intención. El internet con sus múltiples destinos y su fragilidad de suspensión, de quedarse en el tiempo. Eso propone Videofilia: repensar  las dinámicas individuales que se tiene con la web.

 ¿Hacia dónde nos lleva y cuál es el efecto que tiene en nuestras vidas? Preguntas que se encierran en lo profético. Los efectos del internet son inciertos, ya que fueron entregados a una generación de personas que en la marcha desarrolla y restructura esta maquinaria de información. Para responder estos cuestionamientos, se me ocurre pensar sobre los diversos senderos por los que se pudiera llegar a este artículo, individuales todos. Podría existir otro lector o lectora que llegó aquí después de un viaje particular, porque estaba investigando sobre Videofilia y otros síndromes virales, y quería saber más sobre la película peruana que ha ganado el Tigre en el Festival de Rotterdam. Ella o él, quizás, buscaron información sobre cómo se lograron esas imágenes y yo, en este momento, como autor, estoy entregando un destino y un territorio.

Entre los síndromes virales que expone esta película también se muestra la superación inherente del internet a la realidad. Por tanto se habla de pornografía, de relaciones amorosas perfectas, idealizadas y platónicas. Actos humanos que cuando llegan a la superficie de la realidad destruyen a los participantes. Esta realidad tan espontánea y poco controlada está llena de peligros y eso nos muestra la película. Lo hace utilizando los mismos códigos de imagen que se utilizan en los videos de youtube, en las redes sociales o en las páginas de pornografía. En Rotterdam la definieron como una nueva estética, no vista antes, entre lo cinematográfico y las herramientas webs. Yo creo que la propuesta de Molero es la visualización de una estética latinoamericana usada en otras esferas, una acorde con nuestras hiperrealidades, desde nuestras realidades barrocas, con imágenes cargadas de significado, con idiomas que juegan con el doble sentido de las cosas.

Videofilia es una carta a una generación de personas que nació con el internet y funciona, al igual que toda correspondencia, como una forma de parar el rápido avance del tiempo y la tecnología; es una suspensión de un momento. Una carta con varias direcciones, que plantea el reconocimiento de los senderos del internet y la fragilidad de la realidad cuando se confronta con el mundo virtual. En ese sentido, el dueño de un quiosco de pornografía, le dice a Junior, personaje principal de la película: “La realidad es como esta pantalla. Toda fragmentada, pixelada. Nunca le vas a encontrar ni un orden ni un sentido” .

Datos:

*La película se proyectará la tarde de hoy, a las 17:30, en Flacso Cine.

** Este texto fue producido por la plataforma recodo.sx

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Martes, 13 Junio 2017 10:42

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense