Miércoles, 14 Junio 2017 00:00 Cultura

Entrevista / Raúl Pérez Torres / Ministro de Cultura y Patrimonio

"Se han olvidado de la cultura y ahora es el momento de remediarlo"

"Se han olvidado de la cultura y  ahora es el momento de remediarlo"
Fotos: Álvaro Pérez / El Telégrafo

El escritor sostiene que las artes deben ser esenciales para el Estado, pese a la política de austeridad anunciada por el Gobierno actual. Ivette Celi y Édgar Allan García estarán entre sus colaboradores.

Redacción Cultura

La llegada de Raúl Pérez Torres (Quito, 1941) al Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP) no dejó de ser una novedad, aunque se había anunciado antes que el presidente Lenín Moreno lo posesionaría el pasado 24 de Mayo, en la Plaza de la Independencia. Es que era la primera vez que un funcionario llegaba a un cargo luego de ser uno de sus más duros críticos.

El último lunes, el escritor volvía de Argentina, donde asistió a un encuentro de ministros de cultura del Mercosur (Mercado Común del Sur), quienes pusieron en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad a los cumbes, quilombos y palenques de la negritud ecuatoriana.

La semana inició con un día soleado y Édgar Allan García llegaba a la oficina de Pérez Torres acompañado de un tercer escritor, Antonio Correa Losada, en una visita breve pero definitoria. Ambos trabajarán en el Plan Nacional del Libro y la Lectura, uno de tantos temas postergados por la decena de nombres que han pasado por esta cartera.

Ya se dijo que García será Gerente de ese Plan. Correa Losada conoce la actividad en torno a la Feria Internacional del Libro de Quito (FIL), ¿él aportará en ese sentido?

Sí. Casi estamos tropezando con la feria, que tiene que ser en noviembre. Veremos qué es lo que se ha hecho en el Ministerio anterior y cuál es el presupuesto para esto. Deben estar presentes los mejores escritores del país y, desde luego, de nuestra América.

La última edición de la FIL tuvo falencias, recibió más críticas que las anteriores. ¿Qué cambios integrales habrá en la nueva?

Las ferias se han hecho al apuro. Una gran feria se dio durante la administración de Galo Mora (2008-2009), ahí se llevó a cabo un evento digno para los artistas, en un espacio muy importante.

La de este año también será apresurada, tenemos que hacerla porque hay una serie de necesidades previstas, pero la de 2018 empezaremos a organizarla desde ahora, para eso se necesita contar con la agenda de los escritores más representativos del mundo. No hay cómo hacer una feria internacional del libro con tres meses de anticipación. Ningún escritor consagrado lo aceptaría así porque ellos tienen una agenda difícil, veremos cómo hacerlo.

¿En qué se distinguirá la política editorial de su gestión en el Ministerio de lo que hizo en la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE)?

En la CCE llegamos a editar a los nombres más consagrados del Ecuador y América Latina. Fue un ejercicio muy importante, generoso porque tuvimos a jóvenes, mujeres y sectores como el teatro –con Patricio Vallejo que gestionó un sello–, al igual que otros títulos en danza y cinematografía.

Sería bueno, entonces, tener una conexión con los 24 núcleos provinciales del país para seguir editando lo mejor. Siempre estoy por la excelencia. De repente se puede publicar otro libro, uno que no guste a todo el mundo, de iniciados, pero no importa equivocarnos. Lo relevante es ejercer esa libertad de pensamiento que tiene que haber en todo.

Pero es necesario que haya un Consejo Editorial para ver qué se publica y qué no, con criterio...

Desde luego. He conversado con algunos compañeros que ya hacen labor editorial, como Iván Égüez, Luis Zúñiga (...) y necesitamos también compañeras que nos ayuden en este ejercicio editorial.

Lo vamos a hacer con ellos y con editoriales particulares, alternativas que apoyaremos para que participen en las ferias de libro, que quisiera que sean como en Cuba, itinerantes. Así los grandes autores invitados podrían ir al Oriente, a diferentes lugares, con precios bajos y otros tipos de garantías para el público, especialmente para los niños.

Hay publicaciones que están en bodegas del MCyP, no se han distribuido. ¿Cuál será la forma de hacer que lleguen a lectores?

Me han dicho que hay. Mi política tiene que ser en territorio, con comunidades y asambleas porque eso es lo que nos permitirá tener una visión común de la cultura.

Todavía no bajo a ver esos textos que inmediatamente serán entregados a las bibliotecas públicas, pero no solo de Quito, sino de todas las provincias del Ecuador.

Estoy consciente de que en los tiempos del Sinab (Sistema Nacional de Bibliotecas) hubo 500 repositorios que también se embodegaron y que, como los libros se hacen para leerlos, no están cumpliendo su cometido. Tenemos que desocupar esas bodegas, en beneficio de las escuelas y colegios.

¿Qué panorama ve en cuanto a la música de autores ecuatorianos?

El miércoles (hoy) estaré en Guayaquil y quiero ver cómo están las orquestas sinfónicas ahí, en Loja, Cuenca e ir empapándome de los problemas, virtudes y defectos que pueden tener organizaciones burocráticas como son las que tiene el MCyP para darles mayor efectividad y profesionalismo.

El terremoto del 16-A hizo visible la ausencia de un registro de patrimonios vivos, cantores como los amorfineros, que no han recibido atención estatal. ¿Hay un plan para localizarlos e incluirlos?

Vamos a empezar por Quito, Cuenca y Loja, pero son como pequeños planes piloto para todo el país, así veremos cuál es la mejor manera técnica de valorar a esos personajes tan extraordinarios, su patrimonio, su sabiduría.

Su antecesor (Andrés Aráuz Galarza) y el expresidente Rafael Correa firmaron un contrato (bajo la forma de Régimen especial, con la Empresa Stargroup-Ekos) para la realización de la segunda y tercera ediciones del Festival Internacional de las Artes Vivas de Loja (FIAVL) ¿Eso se cumplirá?

Estamos totalmente de acuerdo en que se haga el FIAVL, no podemos dejar de hacerlo. El presidente Moreno piensa igual, estamos buscando las mejores condiciones para Loja y el país. De repente se desvirtualiza lo que estamos diciendo pero amamos a Loja, sabemos que ahí han estado las mentes más brillantes.

Conversé con Ricardo Dueñas (Presidente ejecutivo de Ekos) y su equipo. Lo que queremos es que la presencia de los artistas sea más profunda. Es uno de los eventos que de mejor manera impulsa la gestión cultural y los resultados obtenidos en la primera edición así lo demuestran en artes vivas.

Es decir que se ratifica a  Stargroup como empresa organizadora...

El problema es que estamos a un paso de hacer eso. No se podrá subir nuevamente al portal algún otro proyecto, pero sí tenemos que ajustar este programa y que eso sea importante para la ciudad y todos los actores culturales beneficiarios.

¿Se refiere a un ‘ajuste’ en términos económicos?, porque las cifras fijadas serán de $ 3’360.000 para la edición de este año y de 2’912.000 para 2018...

Por nuestro lado hay expertos viendo cuáles serían las mejores acciones de no lesionar a ninguna de las partes del contrato y bajar el presupuesto. En un año de austeridad, que es una responsabilidad histórica de todos, es importante preservar elementos que conformen las artes del país.

Todos sabemos que se han olvidado de la cultura, que no ha sido esencialmente un punto de vista del Estado ecuatoriano y que ahora es el momento de remediarlo.

Hay colectivos históricos, como Malayerba, que dejaron de participar en la primera edición...

Eso es doloroso porque todos sabemos quiénes son esos grupos. Vamos a reunirnos seguramente esta semana con grandes actores como Wilson Pico, Patricio Estrella y otras compañeras que también han estado dentro de la CCE y de cuyo sacrificio por el arte nunca, nadie se ha dado cuenta. Es el momento en que, desde la rectoría que tiene el MCyP, se ayude, apoye y escuche a estos artistas que siempre han vivido maltratados económicamente. Claro que deseo una mayor participación de quienes componen la escena del país.

¿Hay plazos definidos para la reapertura del Museo Nacional (que debió darse en 2016)?

En agosto empezaría a montarse el Museo Nacional, que será independiente de otros museos que tiene la CCE, como el de instrumentos musicales ‘Pablo Traversari’, que es el más importante de América Latina (en su género). Este tiene violines del año 1.500, por ejemplo. Y el Museo Etnográfico que ya está tecnificado iniciará su exposición en 15 días.

¿La Biblioteca Nacional ‘Eugenio Espejo’ también se abrirá en agosto de este año?

Sí, ya está diseñado un reglamento. Esta tendrá una administración compartida, todo lo que hay allí es de la CCE y se comprarán libros, hace 15 años no se adquieren.

¿El repositorio legal del país seguirá en la Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit, como dice la ley?

Siempre ha estado allí y no sé por qué. Es una biblioteca particular que lleva el nombre de un extraordinario escritor. Pero la prerrogativa del MCyP es tener una visión nacional y trabajar junto con esta biblioteca, yo no quiero confrontaciones. No podría decir dónde estará el repositorio, pero hay deberes y derechos que asumir.

           *

Pérez anunció reformas que aplicará para la ley, unas atañen a la CCE. El resto de la entrevista se publicará en cartóNPiedra, domingo. (O)

Datos

Raúl Pérez Torres es escritor. Fue Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana durante tres periodos: 2000-2004, 2012-2016 y uno que no pudo completar por la aprobación de la Ley Orgánica de Cultura, el año pasado.

Ivette Celi es la nueva Subsecretaria de Memoria Social del MCyP, dependencia que está a cargo de la reapertura del Museo Nacional y la Biblioteca Nacional de la CCE.

Andrea Nina dirigía la subsecretaría, pero fue designada como viceministra del ramo.

El Túnel de la Ciencia es la muestra que acoge megatendencias del siglo XXI y que organiza el MCyP, Yachay y la Red de Institutos de Investigación Científica del mundo en las instalaciones que eran del Museo Nacional. A las 21:00 del domingo 11 de junio llegaron las piezas a Quito, que incluyen el acervo de institutos hechos en honor a unos 16 Premios Nobel. (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense