Registro de Museos Iberoamericanos no incluyó al repositorio nacional aún cerrado

- 04 de Julio de 2017 - 00:00
La museógrafa Ivette Celi es la Subsecretaria de Memoria social designada por Raúl Pérez Torres, Ministro de Cultura y Patrimonio. Ocupó el cargo en 2011 y 2012.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

Las salas de la Biblioteca Eugenio Espejo y del Museo Nacional de Ecuador se desmontaron el 29 de octubre de 2015 por readecuaciones. Otros 141 centros culturales del país ya constan en el RMI.

La mañana del pasado lunes 12 de junio, la investigadora cultural Ivette Celi acudió al despacho del escritor Raúl Pérez Torres. El titular del Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP) había revisado la trayectoria de la museógrafa y ese día le encargó la Subsecretaría de Memoria Social de la cartera de Estado citada. Un cargo que Celi ya había ocupado entre 2011 y 2012.

Los antecesores de Celi en la Subsecretaría -Joaquín Moscoso, Patricio Feijóo y Andrea Nina, actual viceministra- dejaron pendiente la reapertura del Museo Nacional y la Biblioteca Nacional Eugenio Espejo, la cual se anunció para octubre del año pasado, luego de que la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) acogiera la Conferencia Mundial Hábitat III. Ambos repositorios llevan cerrados 20 meses por readecuaciones, unas que se hicieron en el marco del evento global gestado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Mientras se desmontaban las salas del que es uno de los mayores repositorios del país -contiene 1.193 piezas arqueológicas, 389 metales ancestrales, 482 bienes coloniales y republicanos, y 152 obras de arte moderno y contemporáneo-, Pérez Torres presidía la CCE, pero la intervención estuvo a cargo del MCyP, de la Subsecretaría que vuelve a encabezar Celi, quien destacó -en entrevista con este diario- que otros 141 museos ecuatorianos entraron al Registro de Museos Iberoamericanos (RMI), una plataforma que incluye a más de 7.000 repositorios y que coordina el Observatorio Iberoamericano de Museos (OIM).

Celi contó que la reorganización del sistema de repositorios de la memoria –planteado durante su primera gestión en la Subsecretaría– fue el origen de las readecuaciones. “El Museo Nacional no se incluyó en el RMI porque sigue cerrado”, admitió la funcionaria, quien no definió una fecha para la reapertura de ese centro cultural –tampoco para la biblioteca– y dijo que se está revisando el guion museográfico, que “está avanzado, casi listo”, pero requiere algunos arreglos. “Se hará un trabajo muy rápido de socialización con ciertos actores involucrados en este tema, con quienes nos hemos reunido en estas semanas”.

Como antecedente de esta reorganización y mientras era viceministra de Cultura, la investigadora cultural Ana Rodríguez explicó que “el Museo Nacional no ha podido renovarse con una visión historiográfica contemporánea; persiste una narrativa de la historia cronológica y líneal”, por lo cual era necesario incorporar varios estudios al guion.

Seis meses para el montaje

Cuando el Museo Nacional cumplió un año y medio sin abrir al público, a fines de abril, Andrea Nina –entonces subsecretaria del MCyP– recibió los resultados de mesas de diálogo como insumos para elaborar el guion museológico.

Los encuentros se dieron entre el 6 y 7 de marzo de este año y contaron con representantes de la Red de Museos del Centro Histórico, del Sistema Metropolitano del Museos de Quito, Fundación Oswaldo Guayasamín, Instituto Metropolitano de Quito y varias universidades.

Entonces, Susan Rocha, directora del Museo de la Universidad Central del Ecuador (MUCE), explicó que uno de los aportes es integrar el concepto de criterio, para que la Red Nacional de Museos sea considerada como el lugar que construye conocimiento a través de sujetos.

Respecto a la tipología museística de la red se plantearon dos aspectos: por temática (para diversificar museos de historia, de arte, de botánica, de ciencia y técnica, de comercio y comunicaciones y de sitio); y por servicios, para “distribuir recursos a partir de una autonomía responsable, en la que se establezca un cuerpo colegial con voz y voto que garantice el adecuado registro de bienes patrimoniales y culturales, y asegure el acceso a las investigaciones y colecciones”, según Rocha.

María Augusta Vargas, mientras era directora nacional de Museos y Sitios Arqueológicos, explicó que una vez adjudicada la propuesta de guion museográfico recibida por el MCyP, el Museo Nacional se montaría en 6 meses. Proceso que continúa pendiente en Memoria Social.

El Museo Nacional de Ecuador es uno de los mayores repositorios arqueológicos del país. Parte de la estructura de sus salas fue remozada para el Hábitat III. Foto: John Guevara / EL TELÉGRAFO

Ivette Celi propone inaugurar el Museo Nacional por fases

“Tener una lectura crítica adecuada del discurso que va a manejar el museo” es uno de los fines de la actual subsecretaria. Para ello plantea que la reapertura sea por fases. “Los ejes temáticos tienen un discurso articulado a la nación y al diálogo con los bienes museales que tiene el MCyP y que fueron del Banco Central (BCE)”, explicó Celi.

El repositorio fue creado por el BCE en 1969 junto con una galería de arte; luego pasó al departamento cultural de esa entidad. Los nuevos ejes serán: poder político y movimientos sociales; economía, comercio y oficios; lenguajes de creación y expresión; y arqueología de Ecuador. Celi dijo que se quiere mantener una lectura contemporánea de los debates y tensiones que se han dado en la construcción del Estado.

Las distintas culturas del país estarían incluidas en el museo, según la investigadora, quien recorrerá las instalaciones de la CCE con Pérez Torres durante esta semana.

En cuanto al depósito legal de publicaciones, Celi anunció que será compartido, entre la Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit -como dispone la Ley Orgánica de Cultura- y la Biblioteca Nacional Eugenio Espejo (en la cual ya se están montando algunos mostradores). “Ambos repositorios se respaldarían para articular el depósito a futuro”. (I)

Las salas de Biblioteca Nacional Eugenio Espejo están montándose. Una de ellas alberga, bajo llave, 12 títulos incunables universales, anteriores a 1500. Foto: John Guevara / EL TELÉGRAFO