Pioneros de la fotografía victoriana exploraron el arte y la vanguardia

| 26 de Agosto de 2017 - 00:00
Detalle de la foto de Alice Liddell, hecha en 1858 por Lewis Carroll, autor de Alicia en el país de las maravillas.
FOTO: Foto: National Portrait Gallery London

La Galería Nacional del Retrato en Londres presenta una muestra que expone desde obras del escritor Lewis Carroll hasta las del sueco Oscar Rejlander.

La Galería Nacional del Retrato en Londres rendirá por primera vez homenaje a los pioneros de la fotografía artística victoriana en Inglaterra, un período de gran importancia para el desarrollo de este arte visual. Hasta el 20 de mayo de 2018, el museo londinense expondrá Victorian Giants: the Birth of Art Photography (Gigantes victorianos: El nacimiento de la fotografía artística), un recorrido único que incluye daguerrotipos nunca antes vistos que mezclan arte, fotografía y montaje.

Dichas fotografías no habían sido expuestas hasta ahora porque son muy vulnerables a ser dañadas por la luz. La exposición tiene como joyas los retratos tomados por el escritor inglés Lewis Carroll de la niña Alice Liddell, su inspiración para el personaje central del clásico de la literatura infantil Alicia en el país de las maravillas.

La muestra incluye imágenes tomadas por el fotógrafo sueco Oscar Rejlander, la primera vez que sus fotografías son expuestas en Londres desde su muerte en 1875. Aunque Rejlander dejó de ser menos famoso que muchos de sus seguidores, todos ellos aprendieron y debatieron su obra durante años.

El sueco es considerado como el pionero de la fotografía artística, incluso el padre de la Photoshop, por sus montajes complejos y sofisticados. Entre estos últimos se encuentra la obra ‘Two Ways of Life’, de 1857, que creó a partir de 30 negativos diferentes. Dicha composición fotográfica muestra a un joven optando por la virtud del matrimonio y la domesticidad -dos de los valores más populares de la Era Victoriana-, mientras que otro prefiere la lujuria, el juego y la vagancia.

Aunque esa imagen generó polémica en la Inglaterra del siglo XIX por el número de mujeres en ropa interior, fue una de las preferidas de la reina Victoria, quien compró una copia como regalo de cumpleaños a su esposo, el príncipe Alberto.

La exposición incluye otras fotos de Rejlander que creó especialmente a pedido del científico Charles Darwin, una serie de imágenes que ilustran las emociones humanas. El recorrido incluye retratos menos conocidos de la fotógrafa inglesa Julia Margaret Cameron de personas célebres del período victoriano como la actriz Ellen Terry, y el poeta Alfred Lord Tennyson, y de Liddell ya adulta.

Además, hay fotografías de la inglesa Clementina Hawarden, considerada como la primera mujer en haber creado fotografías artísticas y una de las más osadas.

De ella se exhibirán imágenes de amigos y familiares, que posaban a diario como modelos para la fotógrafa. Hawarden, hija de un almirante inglés y de una modelo española de 26 años más joven que su esposo, comenzó a experimentar con la fotografía artística desde al menos 1857 y tomó innovadores retratos de ocho de sus diez hijos.

Ella murió en 1865 a la edad de 42 años, en gran parte por años de exponerse a los insalubres químicos fotográficos de la época.

Phillip Prodger, director del departamento de fotografía del museo londinense, afirmó que la exposición “ilustra nuevas formas de ver para las audiencias contemporáneas”. “Cuando la gente piensa en la fotografía victoriana, se imagina retratos muy formales de mujeres en vestidos demasiado armados, y a hombres con rostros sombríos llevando sombreros bombines. Esta exposición sobre los gigantes de la fotografía artística victoriana es exactamente lo opuesto”, agregó.

Gigantes victorianos incluye préstamos de la Colección Real británica, del Museo de Victoria y Alberto, y de la Tate, todos ellos en Inglaterra, además de obras traídas del Museo Metropolitano de Nueva York, y de museos en Suecia y Alemania. Prodger describió la obra de Rejlander, Carroll, Cameron y Hawardenthe como “cruda, vanguardista y experimental”.

“Se trata de obras victorianas de vanguardia, no solo dentro de la fotografía sino del arte en general”, continuó el experto.

Según Prodger, las fotos de los cuatro “gigantes victorianos” cambió para siempre la forma como la gente piensa sobre la fotografía y sobre su gran poder de expresión.

“Estas son fotografías que inspiran y encantan en igual medida. Y esta es una exposición que deja al descubierto la energía creativa y el optimismo inigualables que llegaron con el nacimiento de una nueva forma de ver”, concluyó. (I)