Pérez Torres: "El de la cultura es un sector que nunca estará contento"

- 22 de agosto de 2017 - 00:00
Raúl Pérez Torres solicitó a la Contraloría revisar el contrato del Festival de las Artes Vivas, el 9 de agosto.
Fotos: Álvaro Pérez / El Telégrafo

El Ministerio de Cultura y Patrimonio asignará $ 1 millón para Fondos Concursables este año. Otro millón será entregado a los festivales emblemáticos.

La última vez que el Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP) entregó Fondos Concursables para el fomento de las artes fue el 18 de octubre de 2016, durante la administración del escritor Raúl Vallejo Corral en esta cartera de Estado.

El pasado 9 de agosto, Raúl Pérez Torres, ministro actual, anunció que este año el MCyP asignará $ 1 millón bajo esa modalidad, monto igual al invertido en la categoría Proyectos artísticos y culturales de libre creación durante la gestión de Vallejo, en la cual se seleccionaron 116 propuestas que recibieron entre $ 6.000 y $ 25.000 no reembolsables.

Ayer, Pérez Torres dijo que el presupuesto del MCyP es de $ 16 millones, de los cuales 13 ya estaban asignados antes de su gestión.

El escritor explicó -en el programa La Cabina, conducido por Giovanna Tassi y transmitido por Radio Pública de Ecuador- que $ 1 millón lo “reservaron” para Fondos Concursables, otro millón para el financiamiento de festivales emblemáticos y un tercer millón restante para el Instituto del Cine y la Creación Audiovisual (ICCA en que se convirtió el INCine, por mandato legal). El año pasado, en la categoría Festivales artísticos se seleccionaron 54 eventos, a los cuales el MCyP entregó $ 720.000, mientras que otros $ 200.000 se otorgaron a los festivales emblemáticos.

El ¿dilema? de tener un núcleo pichinchano de la CCE

La creación del Núcleo de Pichincha en la Casa de la Cultura fue comparada por Raúl Pérez Torres con la creación de un “núcleo del Banco del Pichincha para esta provincia”; el símil lo hizo en entrevista radial.

Para el funcionario, el nuevo organismo -dispuesto en la Ley Orgánica de Cultura, aprobada por la Asamblea Nacional a fines de 2016- cumpliría funciones que ya tiene la sede nacional, antes llamada matriz.

Solo estaría de acuerdo con un núcleo que esté en los extremos de la ciudad. Hay un millón de personas en el sur y ahí puede haber un núcleo que nazca como han nacido otros en el país, generando sus espacios. Estamos evaluando los diálogos que hemos hecho y volveremos a reunirnos, quizá en la CCE o en la Fundación Guayasamín, para definir qué haremos sobre esto”. A inicios de agosto el MCyP envió una lista de reformas al Reglamento de la Ley de Cultura al presidente de la República, Lenín Moreno Garcés.

“El de la cultura es un sector difícil, uno que nunca estará contento”, admitió Pérez Torres, a quien Francisco Ordóñez, presidente electo del núcleo pichinchano, ha exigido que haga cumplir la ley que, por su naturaleza orgánica, no podrá reformarse en un año a partir de su puesta en vigencia, el 30 de diciembre de 2016.

“Debimos estar en funciones desde el 12 de mayo -explicó Ordóñez a este diario, vía telefónica- pero el núcleo no existe aún. No ha sido creado por omisiones del MCyP, la CCE, el Ministerio de Finanzas, el de Trabajo y la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades). Mandamos un nuevo reglamento al Ejecutivo porque tampoco estamos de acuerdo con que la sede de la CCE no tenga presupuesto”.

Ordóñez -quien se desempeñó como director de Comunicación de la CCE, mientras Pérez presidía esa institución y que tiene una partida presupuestaria como presidente de su núcleo desde el 29 de julio- señaló que la nueva estructura de la casa no ha sido creada aún. “El esquema sigue siendo el de la antigua matriz, hay negligencia por parte de algunos organismos del Estado”.

Según la ley del sector (art. 112), el presupuesto de la CCE, como “ente ejecutor de la cultura”, será asignado por el Instituto de Fomento para las Artes, Innovación y Creatividad (Ifaic). (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: