"Los poemas que memoricé tienen que ver con la muerte"

- 12 de octubre de 2017 - 00:00
El artista plástico y su esposa, Liliana Yábar, fallecieron ayer en un accidente doméstico, según un informe de los bomberos que acudieron a su casa en Lima.
Foto: tomado de La Republica.pe

El pintor y escultor peruano Fernando de Szyszlo falleció el martes, a los 92 años, con su esposa, Liliana Yábar, tras sufrir un accidente en su vivienda de Lima, informaron personas cercanas a la familia.

El artista plástico, exponente del arte abstracto en la región y su esposa, de 96 años, fueron hallados sin vida en su domicilio. Confirmó la secretaria del artista a la radio peruana RPP, que se habría tratado de un accidente doméstico, aunque no dio detalles.

El parte oficial de los bomberos que llegaron al lugar, documento al que tuvo acceso la agencia de noticias AFP, indica que ambos presentaban heridas en la cabeza y que fueron hallados “sin signos vitales”, tras un incidente calificado como “emergencia médica / traumática / herida por caída”.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, lo calificó como uno de sus “grandes amigos de toda la vida”, mientras expresaba sus condolencias.

En  2011 el pintor recibió la orden El Sol del Perú en el grado de Gran Cruz. También fue distinguido en Francia y su obra se expone en diversos museos del mundo.

De Szyszlo fundó, con el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, y otros intelectuales peruanos, el movimiento Libertad, que buscó sin éxito llevar a la presidencia al escritor en 1990, elección que ganó Alberto Fujimori.

Amigo del también Nobel de Literatura Octavio Paz (1914-1998), De Szyszlo contó en una entrevista de 2016 que uno de sus cuadros fue comprado por John Lennon, medio año antes de que fuera asesinado.

“Me daría pena morirme porque me gusta la vida, pero la muerte no me aterra”, le había dicho, en otra entrevista, el pintor a la revista Somos. “Desde niño he tenido una gran conciencia de la muerte, y los poemas que sé de memoria tienen que ver con la muerte y la decadencia”, solía reflexionar el artista, que mostraba un mechón de pelo de César Vallejo (1892-1938) a quienes lo visitaban en su hogar. Mantuvo la reliquia enmarcada, junto a textos escritos a mano por el poeta. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: