Miércoles, 30 Noviembre 2016 00:00 Cultura

La Orquesta Sinfónica de Guayaquil también toca a Michael Jackson

Dennisse Viteri y Ninoska Merchán danzan durante la representación de Mirlitones, de la obra Cascanueces.
Dennisse Viteri y Ninoska Merchán danzan durante la representación de Mirlitones, de la obra Cascanueces. Foto: José Morán / El Telégrafo

Las funciones didácticas aspiran a que los estudiantes se acerquen más a la organización y disfruten de su amplio repertorio, que no solo es clásico.

Redacción Cultura

La Orquesta Sinfónica de Guayaquil quiere que los estudiantes dejen de pensar que solo interpretan a Beethoven, Mozart o a Tchaikovsky; quiere que se acerquen a ella y conozcan no solo a sus 90 integrantes, sino todo su repertorio, que incluye desde música latinoamericana hasta pop, desde música nacional hasta la mencionada clásica y semiclásica.

Con este objetivo, el 23 y el 24 de noviembre, desde las 09:00, por una hora, se presentó en la Concha Acústica del Parque Samanes, en Guayaquil.

Cerca de 2.300 personas -la mayoría estudiantes de secundaria- asistieron a estos dos conciertos que, por esta ocasión, estuvieron bajo la batuta de Patricio Jaramillo, concertista de viola y director del Centro Cultural Simón Bolívar.

El jueves, el programa artístico empezó con la presentación de la narradora Nelly Rivas, violinista y vicerrectora del conservatorio Niccolo Paganini, quien se encargó de explicar a los estudiantes las ventajas de saber escuchar un buen concierto y tener la actitud adecuada para disfrutarlo al máximo.

El concierto empezó con el breve introito musical de ‘Ruslan y Ludmilla’, de Mijail Glinka; luego se interpretó la Sinfonía 6ª, de Tchaikovsky. Cada una de estas interpretaciones fue explicada en forma detallada por Nelly Rivas para que los estudiantes asimilen, por ejemplo, de cuántos movimientos se compone una obra.

Luego de esas actuaciones, la narradora habló de las familias de los instrumentos que componen la orquesta. La primera explicación fue para los de cuerdas: violines, violas, violonchelos y contrabajos. Los músicos los hicieron sonar con melodías tales como ‘Moliendo café’ e, incluso, algunos boleros. Los otros instrumentos, los de viento y percusión, también fueron explicados.

Parte importante de estos conciertos fue la participación de las baletistas Denisse Viteri y Ninoska Merchán, quienes, al son de los aplausos, bailaron ‘Mirlitones’, de la obra Cascanueces, de Tchaikovsky.

Al ritmo de ‘Beat it’

Para confirmar aquello de que la orquesta no solo interpreta música clásica, también se escuchó desde sus instrumentos ‘Beat it’, de Michael Jackson, y la ‘Marcha Imperial’, de la película de ciencia ficción Stars Wars. Las dos obras fueron muy aplaudidas por el público.

Lucida participación tuvo también el barítono Sergei Ashyfman, graduado en la Academia Nacional de Música de Odessa, y quien interpretó ‘El barbero de Sevilla’.

“Esta experiencia es enriquecedora. Especialmente como músicos y formadores que somos, ya que podemos transmitir directamente a los jóvenes alumnos para que ellos tengan la sensación de lo que es estar cerca de una orquesta sinfónica”, dijo Patricio Jaramillo, quien reemplazó al director titular de la orquesta, David Harutyunyan.

“El objetivo es acercarlos a la música”, añadió Jaramillo, quien actualmente sigue una licenciatura en música en la Royal Schools of Music, de Inglaterra.

Destacó el hecho de que la asistencia a los dos conciertos fue masiva, lo que es un buen indicio de que la gente, poco a poco, va rompiendo ese concepto limitado de que una sinfónica solo interpreta cierta clase de música.

Según Jaramillo, en 2017, a partir de enero, se ampliará la frecuencia de los conciertos. (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria

ESPECIAL MULTIMEDIA

Especial multimedia