Jueves, 29 Junio 2017 00:00 Cultura

"La frontera era mi propio cuerpo mientras escribía"

"La frontera era mi propio cuerpo mientras escribía"
Redacción Cultura

El escritor noruego Karl Ove Knausgård está una vez más en Barcelona, España, donde presentó  Tiene que llover, la quinta parte de su proyecto autobiográfico Mi lucha.

Acompañado por los editores de Anagrama y L’Altra Editorial, Jorge Herralde y Eugènia Broggi, respectivamente, el autor respondió las preguntas de los medios en una rueda de prensa, previamente a participar en un acto ante 500 personas en el Festival Kosmopolis.

El noruego reconoció que cuando empezó su minuciosa saga -en la que cuenta al lector desde el estado de su nevera hasta sus sentimientos más profundos con respecto a sus progenitores, su hermano o sus parejas- quería centrarse en lo que sintió con la muerte de su padre, pero luego decidió ir más allá.

Rememoró que los dos primeros volúmenes los creó solo en una habitación pensando que no los leería nadie, sintiéndose muy libre, “escribiendo lo que me daba la gana, sin pensar en las consecuencias, aunque estas llegaron y vino el infierno”.

“Cuando la escritura era algo doloroso, me decía a mí mismo que la frontera era mi propio cuerpo y, si este la soportaba, podía seguir”. Con respecto al volumen Tiene que llover, señaló que es con el que más se divirtió, y en él narra los años que vivió en Bergen, Noruega, de 1988 a 2002, cuando deseaba “a toda costa” convertirse en escritor y cómo se perdió en ello. “Apenas tenía diez recuerdos importantes de esa época -indicó- por lo que es más una novela sobre los recuerdos, que sobre hechos en sí, que fui pescando, recuperando”. (I)

ENLACE CORTO

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria