La FIL diversifica el encuentro de voces locales

| 26 de Agosto de 2017 - 00:00

Marcelo Báez ganó la tercera edición del Premio de Novela Corta Miguel Donoso Pareja por Nunca más Amarilis.

Este año, la Feria del Libro de Guayaquil integra a sus mesas de diálogo las voces de 45 autores locales de distintas generaciones, movimientos literarios y pensamiento. La lista es más grande en comparación con los que participaron en ediciones anteriores. Durante la primera rueda de prensa del encuentro literario que llega a su tercera edición, Cecilia Ansaldo, directora del comité de contenidos, dijo: “no podemos invitarlos a todos, pues además la lista de autores locales está disgregada”.

Entre estos 45 autores que llegarán a Guayaquil del miércoles 6 al domingo 10 de septiembre hay que filtrar los nombres de Mónica Ojeda, Andrea Crespo, Ernesto Carrión, Rafael Lugo, Carlos Arcos Cabrera, Cecilia Velasco, Diego Araujo y Marcelo Báez, quien resultó ganador del Premio de Novela Corta Miguel Donoso Pareja. Todos estos escritores tienen publicaciones recientes, figuran en la lista de premios nacionales e internacionales y constantemente están agitando el diálogo sobre la literatura local.

El Miguel Donoso tiene ganador

Una de las expectativas de este 2017 era que el Premio Miguel Donoso Pareja de Novela Corta tenga un nuevo ganador, luego de que el año pasado, en su segunda edición, se haya declarado desierto. Finalmente, un jurado conformado por Clara Medina, Cecilia Vera y Omar Balladares escogieron como ganador de esta edición al escritor guayaquileño Marcelo Báez, por Nunca más Amarilis.

El premio, que consiste en $ 10.000 además de la publicación y difusión de la obra, lo entrega el Municipio de Guayaquil. Báez en esta novela corta ficciona la biografía de Márgara Sáenz, una guayaquileña cuyo único poema figura en varias antologías y que se convirtió en un objeto de culto en internet.

Las voces de la feria

Ojeda, tras la publicación de su segunda novela Nefando, ha generado que una serie de críticas en medios internacionales resalte su escritura en esta obra, la cual transcurre a partir de un juego en la deep web. A través de ello narra lo perverso. Tras esta publicación fue seleccionada como una de las integrantes del cartel de Bogotá 39, un evento literario que selecciona las voces principales de autores menores de 40 años.

Andrea Crespo presentó el año pasado Registro de la habitada, el poemario ganador del Premio Aurelio Espinosa Pólit, en poesía. Con este trabajo, Crespo se convierte en una de las pocas mujeres que ha recibido esta distinción por un conjunto de poemas con el que intenta hacer “un inventario inmaterial o, al menos, un intento de registro de la desmemoria”.

Ernesto Carrión, desde 2015, cuando anunció su retiro de la poesía y su incursión en la escritura de novelas, ha publicado cuatro libros de narrativa y ha ganado cuatro galardones con este género, entre ellos el Premio Casa de las Américas en el apartado novela por Incendiamos las yeguas en la madrugada.

El quiteño Rafael Lugo es uno de los autores que hasta ahora ha confirmado el lanzamiento de su última novela, 207, en la FIL de Guayaquil. Con esta obra, Lugo cierra su trilogía tras 16 años de trabajo. En su obra narra la historia de Iñaki (nombre vasco), Iñigo (catalán) e Ignacio (su equivalente castizo). 

Cecilia Velasco también tiene confirmado el lanzamiento de la novela El día de la gratitud. Se trata de la historia de Jerónimo Onofre, profesor de matemáticas del instituto de rehabilitación para jóvenes problemáticos ‘El Buen Samaritano’. En esta obra, el personaje central es un altruista.

Por su parte, el ensayista Diego Araujo Sánchez presentará Los nombres ocultos, una novela en la que el autor retoma las historias no contadas sobre el expresidente populista ecuatoriano José María Velasco Ibarra.

Esta vez Araujo parte de la madrugada del miércoles 27 de febrero de 1935, el día en que Antonio Leiva, chofer del presidente Velasco Ibarra, murió tras un accidente de tránsito en Santa Rosa, Tambillo. (I)