Martes, 07 Febrero 2017 00:00 Cultura

El Registro Único de Artistas y Gestores Culturales genera debate

Durante la primera junta plenaria de la Casa de la Cultura que integró al ministerio del ramo, Raúl Vallejo dijo que la ley cambió la naturaleza de la entidad.
Durante la primera junta plenaria de la Casa de la Cultura que integró al ministerio del ramo, Raúl Vallejo dijo que la ley cambió la naturaleza de la entidad. Fotos: John Guevara / El Telégrafo

Un consejo sectorial es el encargado de darle seguimiento a la Ley Orgánica de Cultura, cuya puesta en marcha inició con las inscripciones para el RUAC.

Redacción Cultura

El engranaje de la Ley Orgánica de Cultura empezó a funcionar la semana pasada, cuando 578 postulantes se inscribieron en el Registro Único de Artistas y Gestores Culturales (RUAC) durante sus dos primeros días de apertura. El plazo para estos fines inició el pasado 1 de febrero -a través de la dirección electrónica ruac.culturaypatrimonio.gob.ec- y terminará el martes 21 de marzo.

A partir de esa última fecha, el Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP) tendrá 3 días para la aprobación de los interesados, quienes integrarán la base de datos del Sistema Integral de información cultural, a partir del cual accederían a derechos como la seguridad social con condiciones inéditas en la historia del país.

Con 72 años de existencia, la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión (CCE) es la mayor institución del sector, pero su naturaleza cambió con la ley.

Durante la primera junta plenaria de la Casa de la Cultura que integró al ministerio del ramo, Raúl Vallejo dijo que la ley cambió la naturaleza de la entidad. Foto: Miguel Jiménez

Hasta 2016, la Ley Orgánica de la Casa -actualmente derogada- disponía que el derecho a elegir sus autoridades le estaba reservado a los actores que hayan tenido más de un año de membresía. Ahora, en cambio, quienes integren el RUAC tendrán el derecho voluntario a votar por nuevas dignidades el próximo 7 de abril, cuando se den las elecciones. Lo que se mantiene es que el organismo coordinador de los comicios, a través de reglamentos, será la Junta plenaria de la CCE.

El actual presidente de la entidad -cuya matriz se convertirá en sede nacional, por mandato legal- es Raúl Pérez Torres (reelecto en agosto de 2016). En una entrevista radial que el funcionario dio al programa La noche bocarriba, el pasado 31 de enero, se refirió a la aplicación de la ley cuya aprobación tuvo la participación de 9 ministros del ramo.

“La autonomía responsable sobre la que habla la normativa es una cuestión técnica, habrá que repensarla, pese a que tendremos nuestros propios reglamentos.

Sabemos que, según la ley, todo lo hace el MCyP, incluso definir los criterios para la asignación de los recursos destinados a las entidades del Sistema Nacional de Cultura”, le dijo el escritor al periodista Pablo Salgado.

En cuanto al llamado ‘voto universal’ para la CCE, el escritor quiteño señaló que el RUAC debe incluir un tamiz y ratificó que el plazo de 120 días para que la Casa viva un nuevo proceso electoral le parece apresurado.

Las restricciones para quienes aspiren a ser candidatos a presidentes de la Casa de la Cultura son: haber pertenecido a la institución por al menos 2 años o haber tenido 5 años de trayectoria artística.

Entre los requisitos para inscribirse en el RUAC está detallar el tipo de actividad cultural que han desempeñado los postulantes, si tienen un título de educación registrado en la Senescyt u obras en el Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI).

El 19 de enero pasado, el presidente de la CCE le envió una carta al ministro coordinador de Conocimiento y Talento Humano, Andrés Aráuz, sobre la presunta conformación de una red de gestores culturales en Sucumbíos.

En entrevista con este diario, Aráuz contradijo el señalamiento y recordó que su rol es “hacer el seguimiento y acompañar a las instituciones que forman parte de su consejo sectorial, que se reúne unas dos veces al mes y que integra el MCyP, entre otros”.

Según el ministro, quien dijo que ya respondió la carta de Pérez Torres, el proceso de aprobación de la Ley de Cultura ya tuvo la asesoría de la cartera de Estado que lo tiene al frente desde 2015.

“Ahora nos interesa que esta ley no quede en letra muerta, en el papel, sino que se convierta en realidad”, remarcó antes de reconocer que hay una deuda del Estado con el sector cultural: “De lo que se trata es de cerrar la brecha lo más pronto posible”.

Otros temas tratados por el Consejo, según Aráuz, son la relación de la Ley de Cultura con el Código Ingenios en materia de propiedad intelectual y los institutos que se crearán a través de estatutos orgánicos inscritos en el Ministerio de Relaciones laborales.

En 2010, durante la gestión del escritor Marco Antonio Rodríguez en la Casa, se creó el Núcleo de Pichincha y se designó a Rubén Guarderas como su presidente. Según la ley, este núcleo se reactivará y su nuevo presidente, quien se posesionará hasta el 17 de abril, será otro de los votantes junto a los de los 23 núcleos restantes. (I)

ENLACE CORTO

Especial multimedia

Especial multimedia

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria