Jueves, 05 Octubre 2017 00:00 Cultura

La muestra estará en la Casa de la Cultura ecuatoriana desde el 19 de octubre

El pintor Nelson Aquini expone su obra en Quito

El cuadro ‘Crucifixión’ integra un desnudo a una de las obras emblemáticas de Francis Bacon (1561-1626).
El cuadro ‘Crucifixión’ integra un desnudo a una de las obras emblemáticas de Francis Bacon (1561-1626). Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

Dos décadas dedicadas a la pintura forjaron la serie Homenaje a los maestros, hecha a partir de obras clásicas.

Redacción Cultura

Antes de migrar a Italia, Nelson Aquini (Pelileo, 1973) era escultor y tallaba en madera. Entonces tenía 17 años y trabajó en laboratorios de arte romanos, haciendo réplicas de esculturas clásicas.

A su llegada a Reino Unido su curiosidad sobre la pintura le había hecho tomar los pinceles y, a su regreso, ha acumulado unas 80 obras, que están en su taller, en Ambato. “Regresé a mi país para darme a conocer”, dice el artista, quien no suele vender sus cuadros, de los cuales crea incluso los marcos.

Unas 15 pinturas están expuestas en la sala Juan Villafuerte, del Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP-Colón y Juan León Mera) del 3 al 15 de octubre e irán a la muestra Homenaje a los maestros, en la Casa de la Cultura Ecuatoriana, desde el jueves 19 de octubre.

‘Tres estudios para una crucifixión’, pintada por el inglés Francis Bacon en 1944, llamó la atención de Aquini, quien tomó las posiciones de las figuras originales para retratar a una mujer desnuda.

Antes de vivir 17 años en Inglaterra, Nelson aprendió a ser cocinero en Italia; y en Caruso, uno de los restaurantes en los que trabajó, ya en la ciudad de Brighton, retrató a los comensales. En uno de los cuadros aparecen 5 personas, entre quienes está su amigo napolitano Agostino, como uno de los personajes de ‘Los Comedores de papas’ (1885), de Vincent Van Gogh.

La serie de Aquini muestra su reinterpretación de obras maestras, como cuando puso a posar a una de las modelos de Lucian Freud para recrear el ‘Autorretrato con girasol’, que el artista belga Anton van Dyck creó entre 1632 y 1633.

En el cuadro, la más pequeña de las flores mira hacia el espectador, mostrando sus pistilos, a diferencia de la obra que actualmente pertenece a la colección privada del Duque de Westminster.

Las obras de Aquini se expusieron en la Casa Museo Pachano Lalama, en la capital Tungurahuense, y también estuvieron en una muestra colectiva en Pasto, Colombia.

Pese a que exhibe en el MCyP, Aquini no se ha inscrito en el Registro Único de Artistas y gestores culturales (RUAC), pero dijo que ha dejado la cocina para dedicarse a tiempo completo a la pintura.

El arte figurativo de Nelson Aquini, que recrea una suerte de realismo mágico, es visible en un imaginario que se ha extendido a obras como ‘La muerte de Marat’, que el francés Jacques-Louis David pintó en 1973, y que el ecuatoriano representó con una modelo negra. “Mi estilo busca reflejar lo humano, en una combinación entre lo clásico y lo moderno”, ratificó el artista nacido en Huambaló. (I)

Nelson Aquini. El cocinero huambaleño, de 44 años, fue escultor y pintor en Italia e Inglaterra. Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Cultura

Google Adsense