El festival de Loja también se vive en las calles

- 22 de noviembre de 2016 - 00:00
Las estatuas en los parques representan a hadas, ángeles, o poetas.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

La plaza central, la Santo Domingo y la San Sebastián son sedes fijas del programa off, organizado por el Municipio.

Durante el Festival Internacional de Artes Vivas de Loja (FIAVL), que inició en plenas fiestas de la ciudad, la gente ha escrito mensajes en las calles. Por la céntrica calle Bolívar se puede leer, en tiza, cosas como “El arte vive en Loja” o “Gracias Loja por estar tan linda”.

Desde el jueves pasado, esta calle ha estado cerrada al tránsito y ahí han aprovechado los locales y los visitantes para dejar una pequeña huella. Son recurrentes los motivos geográficos en estas inscripciones. Así como los lojanos escriben loas a su tierra, los visitantes y quienes se han desplazado de otras partes del país recuerdan a la suya.

Diego Macas y Kevin Buele son dos jóvenes orenses que llegaron a Loja a estudiar la universidad, y escribieron sobre la calzada el nombre de su cantón, Paccha. “Con esto recién estamos empezando”, dice Macas.

Otros prefieren dibujar corazones con los nombres de sus seres queridos, alguien dibujó una cara monstruosa con la leyenda: “Si te recuerda a alguien, ¿es porque…?”. En otra cuadra, aparece una frase popular de la saga Harry Potter: “Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas”. Pero también hay dibujos que muestran edificios futuristas, monumentos famosos, y una cara con un cuadro de diálogo en el que solo hay figuras geométricas.

Estos textos y dibujos se pueden leer a lo largo de seis cuadras de la calle Bolívar, donde se encuentran la Plaza Central, la Santo Domingo y la San Sebastián, sedes fijas del festival off: las actividades de artes vivas que ocurren de forma paralela a las presentaciones teatrales del FIAVL. Son gratuitas y las organiza el Municipio de Loja.

Santiago Carpio, director del festival off, explica que “es todo lo que se hace en la calle y en lugares no convencionales”. Carpio lo dijo el pasado sábado durante una actividad de estatuas vivientes en la Plaza Central.

Todas las semanas, explica Carpio, se desarrollan estos performances de estatuas vivientes en los alrededores de la Plaza Central, pero al colocarlas dentro de la programación del FIAVL, la actividad gana trascendencia.

“Agradecemos que nos den la apertura para tener un espacio”, decía Alfredo Melchiade, uno de los performers que ocupaban ese día la plaza. Además de él, había otros tres: un hada, un ángel y un poeta. El disfraz de Melchiade es de un personaje bíblico. Aunque es ambateño, vive en Loja, de donde era su abuelo, desde hace seis meses.

Ese es el mismo tiempo que ha interpretado al personaje de ahora: se viste como si fuera un rey mago, aunque hay quien cree que es José o Moisés. “No me pongo una placa porque me gusta escuchar el punto de vista de la gente”, dice. En ocasiones anteriores se ha disfrazado de Jedi, de mago y del Rey Arturo.

Los visitantes de la plaza se toman fotos con estos performers que tienen, al frente suyo, un pequeño cofre para recibir unas monedas por su show.

Uno de esos es Arnulfo Galeas, un transportista de Santo Domingo. Su camión lo había traído a Loja por el fin de semana, y cuando supo que había el festival, decidió recorrer las plazas del centro de Loja. “Es mi segunda vez en Loja, y la primera que puedo salir a pasear. Así que vinimos a buscar algo que ver y nos quedamos aquí porque es llamativo”, explica Galeas.

Otros dos visitantes eran una pareja de profesores jubilados, Eduardo Vivanco y Sara Vélez. Ellos destacan, como todo lojano, la tradición musical de su ciudad (Sara incluso grabó una canción en un disco de la Unión de Mujeres).

Aunque no recordaban el título de la obra, dijeron que ya tenían sus entradas para un espectáculo en el Teatro Bolívar. Mientras, disfrutaban del festival off, que también incluye la presentación circense a la que habían asistido el día anterior.

“Estas fiestas han estado como nunca. Estamos contentos con estas actividades, que además favorecen a la ciudad en el aspecto económico”, dijo Vivanco.

El festival off contempla además la realización de algunas ferias de emprendimientos, la muestra de artes plásticas ‘Lojano come perro’, espectáculos de microteatro en los miradores, los bares y restaurantes de comida típica “en los que la gente de Loja se encuentra a tomar un café y comer una empanadilla”, explica Carpio. “La idea -dice- es apuntalar espacio para los artistas locales”, agrega. (I)

Datos

La Orquesta Sinfónica de Loja hará muestras específicas: un día, el espectáculo será solo con instrumentos de cuerda; otro, solo de viento, y otro, solo de percusión.

El festival off arrancó el 27 de octubre, y las actividades se desarrollan todos los días de 10:00-12:00 y de 16:00-18:00. Esta es una alternativa para quienes no alcanzaron a comprar entradas para las obras del festival in, agotadas la semana pasada.

Este encuentro paralelo a las actividades del Festival Internacional de Artes Vivas de Loja se desarrolla en parques y plazas de la ciudad con entrada libre. Es organizado por el Municipio de Loja.

El festival off contempla la realización de algunas ferias de emprendimientos, la muestra de artes plásticas ‘Lojano come perro’ y espectáculos de microteatro.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: