Jueves, 12 Octubre 2017 00:00 Cultura

Dos artistas ecuatorianos exhiben su obra en Bogotá

La obra de María José Argenzio indaga en las búsquedas forzadas de la sociedad por enlazarse con la nobleza.
La obra de María José Argenzio indaga en las búsquedas forzadas de la sociedad por enlazarse con la nobleza. Foto: cortesía

María José Argenzio presentará De sangre azul y otros mitos en Espacio KB. Tomás Ochoa expuso en Humanese.

Redacción Cultura

Hace 2 años, un diario local publica de manera religiosa una lista de genealogías de apellidos que integran la clase media alta del país. Con ello hacen un registro de los vínculos históricos de sus familiares y de su ascendencia, posiblemente europea. La artista guayaquileña María José Argenzio utiliza esa historia en la que se pretende hacer vínculos con algún pasado nobiliario para armar una serie de escudos sin insignias definidas.

Argenzio usa una tela transparente con los marcos de las heráldicas para reescribir esta historia nobiliaria que es copiada de otra tradición. Su trabajo de los últimos años ejerce una crítica sobre los intentos de una sociedad que pretende enlazarse con cierta nobleza, pero de modo forzoso.

Con obras como ‘De Nombre y Apellido’ (2017), ‘Notabile y Nobicile’ (2017) y ‘Nobleza Obliga’ (2015), la artista presentará la muestra individual De sangre azul y otros mitos, que estará abierta del 19 de octubre al 29 de noviembre en Espacio KB de Bogotá, curada por Sara Garzón, candidata a doctorado en Historia del Arte en la Universidad de Cornell. 

Para Argenzio, esta serie juega de manera irónica con un pensamiento colonialista que mantienen ciertos ecuatorianos tras la conquista española. “Siempre he criticado a la sociedad ecuatoriana y a la latinoamericana. Aquí la gente trata de negar sus raíces indígenas. Siempre está o viendo al norte, en busca de su sueño americano, o tratando de indagar alguna genealogía europea”, dice la artista en una entrevista con este diario.

La muestra de Argenzio es paralela a ArtBo, uno de los circuitos de exhibición más importantes de la escena de arte contemporáneo en Latinoamérica, en el cual este año no participará ningún artista ecuatoriano. Los nexos que se habían construido a través de la galería guayaquileña NoMínimo quedaron relegados una vez que esta cerró su espacio físico, en agosto de este año. Por su parte, la galería quiteña No Lugar tampoco representó a ningún artista en la convocatoria.

El artista ecuatoriano radicado en Colombia, Tomás Ochoa, presentó también en Bogotá, hace un mes, ParaisoLineaNegra. Se trata de una serie de fotografías que recogen las acciones de los indígenas de la Sierra Nevada Colombiana en sus prácticas ancestrales y su conexión con la naturaleza. (I)

 

 

ENLACE CORTO

Cultura

Google Adsense