Sábado, 08 Octubre 2016 00:00 Cultura

Casa-Museo conmemora el legado de Matovelle

En el segundo piso de la casa de la calle Venezuela está  el corazón del expresidente Gabriel García Moreno.
En el segundo piso de la casa de la calle Venezuela está el corazón del expresidente Gabriel García Moreno. Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

Una biblioteca, que contiene mil títulos sin catalogar, es el repositorio de los planos de construcción de La Basílica.

Redacción Cultura

Tras la Basílica del Voto Nacional, en el Centro Histórico de Quito, se encuentran algunos objetos personales del padre Julio María Matovelle (1852-1929), además de un repositorio de libros.

En la Casa General de Oblatos (Venezuela, entre Caldas y Matovelle) se recuperaron varios cuadros (retratos de arzobispos y santos) y se preparó la celebración de los 132 años de la presencia Oblata en   Ecuador y de los 87 años de la Pascua de Matovelle.

En la Sala-Museo en que se rinde homenaje al fundador de los oblatos están sus publicaciones y objetos, los cuales pueden ser visitados por el público, de forma gratuita.

El espacio fue abierto esta semana y es parte de la programación, con un concurso de bandas de pueblo en El Panecillo, una exposición pictórica de los artistas Los Salas, varias generaciones de creadores decimonónicos y la presentación de la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (OSNE), entre otras actividades, las cuales iniciaron el martes pasado y culminarán mañana.

Ayer, a las 10:00, en el Auditorio de la Casa General de Hermanas Oblatas se dio la conferencia ‘Visión Antropológica de Matovelle’, en la cual intervino Eduardo Muñoz.

Julio Matovelle fue uno de los mentalizadores de la construcción de la Basílica, e inauguró el monumento a la Virgen del Panecillo, el 28 de marzo de 1976.

Este mediodía habrá una misa de acción de gracias por la consagración de los misioneros oblatos laicos, en la Basílica y, a las 18:30, la exposición ‘En el vientre de la Virgen’, en El Panecillo.

A las 19:00 será la entrega del premio Matovelle: ‘La música es la poesía del alma’, posterior a un concurso de bandas de pueblo.

También se presentará la Banda Municipal. Esta serie de eventos se clausurará mañana, a las 12:00, en la parroquia quiteña San Sebastián, con la presencia de la Red Juvenil Matovellana, que conforman miembros de la capital, El Quinche, Cuenca, Guayaquil y Santo Domingo de los Tsáchilas.

A 87 años de su partida, el legado del padre Julio Matovelle para el país fue reconocido por las congregaciones salesianas del Buen Pastor, de la Salle y La Providencia.

Los artistas de la Casa de Oblatos

En el museo hay réplicas de obras como el retrato del arzobispo Manuel Pólit Laso, fundador de la Basílica. Antonio Salas Avilés (1780/84-1860) fue un pintor del costumbrismo que, en el ámbito religioso, destacó por la iconografía de los santos, plasmada en miniaturas. También retrató, en mediano y gran formato, a los próceres de la independencia.

Rafael Salas Estrada (1821-1906) fue hijo del pintor Antonio y dirigió la Escuela de Bellas Artes de Quito. Es el autor del célebre cuadro del Sagrado Corazón, –símbolo de los oblatos– y pintó sobre temas religiosos, profanos y paisajistas; de hecho, fue el primer artista en enseñar la pintura de paisajes en el país, después de haber estudiado en Italia y Francia, en 1937.

Antonio Salguero Salas (1838-1935) fue sobrino del anterior y dominó la pintura, la cromática y el dibujo que aplicó, sobre todo, a retratos. Es autor de los Santos Patrones de los Gremios de Oficios.

Carlos Salas Salguero, nacido en 1883, fue bisnieto de Antonio Salas y mantuvo un taller dejado por sus ancestros en el cual cultivó, sobre todo, el retratismo.

De Isabel Salas Alzamora se sabe que mantuvo un taller en el tramo de la calle Manabí que cercan Flores y Montúfar. Pintó a santos y santas de la Iglesia Católica.

Julio María Matovelle fue sacerdote, abogado, poeta y político. Cuencano, fue hijo de Santiago Matovelle y de Juana Maldonado.

Se dedicó al estudio de la literatura durante las horas libres que le dejaba la universidad. Fue aficionado de los autores antiguos y el Nuevo Testamento, del que se adentró en las Epístolas de los Apóstoles para escribir ensayos. Matovelle murió en su ciudad natal, Cuenca, el 18 de junio de 1929 y en la Casa General de los Oblatos se conserva una parte de su legado. (I)

Datos

La biblioteca de la Casa General de Oblatos, que será catalogada y readecuada, contiene cerca de 1.000 títulos y algunos son de hace dos siglos. Tienen coberturas de cuero, hay pergaminos y papel verjurado.

Entre los archivos de la Casa-Museo están los planos de construcción de la Basílica del Voto Nacional, que no salieron a la luz. Los documentos están en proceso de registro.

El 6 de octubre de 1884, el cuencano Julio María Matovelle fundó la congregación de oblatos. El 8 de abril de 1892 el religioso fundó también la congregación de oblatas.

Los aportes trascendentales para la historia del Ecuador Julio Matovelle fueron explicados por el superior general de la Congregación de Padres Oblatos, Ernesto León, el martes pasado, en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE).

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria

ESPECIAL MULTIMEDIA

Especial multimedia