Sábado, 26 Noviembre 2016 08:07 Cultura

Bienal de Cuenca premió a un peruano, dos ecuatorianos y una china

Bienal de Cuenca premió a un peruano, dos ecuatorianos y una china
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo
Redacción Cultura

Los 3 premios honoríficos que entrega este año la XIII Bienal de Cuenca son para el peruano José Carlos Martinat, el guayaquileño Oswaldo Terreros y la china Fei Cao.

Martinat ganó el Premio Julián Matadero, cuyo nombre alude al nombre popular que recibió el río Tomebamba durante las primeras décadas del siglo pasado. La obra de Martinat está próxima al río, uno de los espacios que le interesó desde su llegada a Cuenca para desarrollar su obra. Sin embargo, escogió el parque arqueológico Pumapungo. Entre los jardines del lugar Martinat montó un péndulo que utiliza un software que, a través de las consignas ‘el pasado es’ y ‘el presente es’ encuentra oraciones en internet que transforma en audio.

Su trabajo está ubicado en un espacio que combina el pasado de ruinas incas que se enfrentan con la modernidad de los alrededores. La voz del péndulo de 2 partes: una campana y una rueda de bicicleta, se puede pensar como una especie de chamán que habita el lugar y repite consignas a veces ilógicas sobre el pasado y el futuro.

Por su parte, el guayaquileño Oswaldo Terreros ganó el Premio Guaraguo, nombre homónimo del cuento de Joaquín Gallegos Lara, uno de los escritores más activos del realismo social de los 30. La obra de Terreros, expuesta en la Federación Obrera Artesanal del Azuay y en el Museo Municipal de Arte Moderno, es parte de lo que llama el Movimiento Gráfica Revolucionaria para Simpatizantes Burgueses (GRSB).

Terreros hace una parodia a las pretensiones de reivindicación de la clase obrera a través del uso de tipologías y manufacturas tradicionales. A decir de Dan Cameron, el curador de la bienal, el artista guayaquileño “forma un conjunto entre el sentido político y el valor artístico de esa imagen que nosotros comprendemos con raíces políticas pero es arte también. La búsqueda de Terreros es cómo ocupar ese territorio ambiguo entre lo que es arte ideológico y arte de placer (risas), y es que no tengo otra manera de decirlo. Su trabajo funciona como un tipo de sociología y es ¡una obra de arte corporativo, entre sus colegas, sus amistades, la gente con la que trabaja y lo acompañan y que creen en ese movimiento”.

El premio Piedra de sal es para la artista china Cao Fei por su instalación audiovisual 'Haze and Fog', exhibida en la sede de la Alianza Francesa de la ciudad. Este año recibió el Premio a Mejor Artista en el Premio de arte contemporáneo chino. 'Haze and Fog' es su primer video de ficción. El video toma fragmentos de las representaciones sobre China que en la mayoría de los casos no son reales: como la cultura de zombis, el budismo, la contaminación en Pekín o música que no tiene origen en el país. Fei a la vez hace una crítica a las aspiraciones sociales que desarrolla una comunidad.

Además, el guayaquileño Luis Chenche recibió el premio Paris, reconocimiento que concede la Alianza Francesa de Cuenca a artistas emergentes.

El jurado conformado por la cubana radicada en Ecuador Lupe Álvarez, el brasileño Gaudêncio Fidelis y el francés Bernard Marcadé recorrieron hasta la tarde del viernes 25 de noviembre, en horas previas la Bienal las distintas sedes. El trabajo inició el martes 22, sin embargo, muchas de las obras aún no estaban listas en el montaje, sino hasta las 15:00 de ayer, cuando se dispuso la apertura de todos los espacios, de acuerdo al director ejecutivo de la Bienal de Cuenca, Cristóbal Zapata.

De acuerdo a Fidelis, bajo esta perspectiva, una de las estrategias que acordó el jurado fue considerar la coherencia entre las obras y trayectorias de los artistas con las propuestas para la Bienal.

Zapata, durante una rueda de prensa realizada el mismo día de la inauguración, en la casa sede de la Bienal, dijo que el atraso del montaje correspondió al trámite burocrático para la entrega del Foncultura, que corresponde a uno de los principales montos presupuestarios del encuentro de arte contemporáneo. “Nos arreglamos sobre la marcha”, dijo Zapata sobre el atraso en el montaje.

En uno de los actos de inauguración de la Bienal, agregó que los $ 100 mil que entregó Unasur para el financiamiento de 12 obras de artistas de países miembros sirvieron como  base para resolver algunos imprevistos del montaje.

Este año, por primera vez, la Bienal no dispuso del Premio de adquisición, considerando que muchas de las obras que fueron seleccionadas por Dan Cameron para esta edición rebasan los $ 20 mil que se entregan como parte de este premio. Además consideró que dicha noción obliga a los jurados decidirse por una obra susceptible de ser admirada y conservada.

Durante la ceremonia de inauguración, realizada este viernes en el Museo Pumapungo se entregaron menciones de honor para Ignasi Aballi (España), Asli Cavusoglu (Turquía) y Óscar Santillán (Ecuador). (F)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria

ESPECIAL MULTIMEDIA

Especial multimedia