Sábado, 21 Enero 2017 00:00 Cultura

Alfonso Murriagui fue un poeta de la irreverencia

Alfonso Murriagui fue un poeta de la irreverencia

El bardo falleció a los 86 años. Dramaturgo y narrador, fue activista del arte popular hasta hace un lustro.

Redacción Cultura

El poeta Alfonso Murriagui Valverde falleció el pasado martes, a los 86 años. Entre los poetas que lo acompañaron en la fundación del grupo Tzántzico, a inicios de los sesenta, él destacaba por ser el mayor pero no por ser menos irreverente.

Cuando cumplió los 33, Murriagui publicó el primer libro del colectivo con el sugestivo título 33 Abajo (Editorial Universitaria, 1965), recuerda el escritor Guido Díaz, quien lo conoció en las lides literarias más que en la docencia que ejercería posteriormente el periodista.

“Su poesía era contestataria, surrealista por su creatividad y el uso de metáforas no habituales, enmarcadas en el pensamiento de izquierda”, describe Díaz.

Solo la edad avanzada hizo que Murriagui tuviera menos presencia en los círculos literarios del país. El escritor ejerció la docencia en la Universidad Central durante un cuarto de siglo e incursionó en la dramaturgia y narrativa.

“Murriagui y Rafael Larrea fueron de los poetas más aguerridos en términos políticos”, dice -al teléfono- el escritor Abdón Ubidia. “En términos literarios, Alfonso era experimental, vanguardista y parricida... Algo que llevó al extremo junto con Larrea”.

Hace 4 años, un grupo de talleristas-escritores de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión realizó un homenaje al poeta Alfonso Murriagui con música y un recital. La militancia e innovación del poeta tenían, según Ubidia, al argentino Julio Cortázar como referencia, “matriz común”.

Las herencias del Tzantzismo

Los nadahístas (Colombia), los mufados (Argentina) y los tzántzicos (Ecuador) publicaron en revistas como Pucuna, la mexicana El corno emplumado, la venezolana El techo de la ballena o la argentina El escarabajo de oro. La pléyade que se paseaba por esas páginas es reconocida por sus rupturas, estéticas y éticas. Allí estaba, frente a todos, Murriagui, quien escribió versos ricos en imágenes como: El alcatraz / lima con su radar / la piel / del agua...

Los premios que obtuvo: Segundo en los Juegos Florales de Ambato (’87); Tercero en el Tercer Concurso Universitario de Poesía y Cuento  (’91); Primero en el V Concurso de Poesía Asociación de Empleados de la Universidad Central (’93); Segundo Universitario en el Área Artística y Literaria (’95) y Segundo Universitario en el Área Artística Literaria (’98). (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria