Sábado, 11 Febrero 2017 00:00 Cultura

Across de una versus juega con la violencia de los afectos

Muégano Teatro presenta la obra desde el jueves, a las 20:00, en su sede en el sur de Guayaquil, Vacas Galindo y Guaranda.
Muégano Teatro presenta la obra desde el jueves, a las 20:00, en su sede en el sur de Guayaquil, Vacas Galindo y Guaranda. Foto: Jessica Zambrano / El Telégrafo
Redacción Cultura

Bárbara Aranda, integrante de Muégano Teatro, presenta hasta hoy su unipersonal Across de una versus, una propuesta teatral que “denuncia la violencia de los afectos” y utiliza como forma de potenciación del discurso el propio cuerpo.

La dramaturgia, escrita por Aranda y el director de la agrupación de esta obra, Santiago Roldós, pone en escena varias personalidades convulsas. A través de estos personajes, la actriz se bifurca y establece un diálogo con su alter ego. Su doble es siempre opuesto, “pero al mismo tiempo el uno contiene al otro y eso sustenta todas las posibilidades de fuga que tiene la obra”, explica Aranda.

La lucha entre los cuerpos y las contradicciones de los dialogantes tienen como eje acabar con la herencia de  los prototipos, contra la obligación de hacer lo que se espera y que, al final, no tiene remedio.

“Es una lucha no sé si específicamente femenina, seguro lo es porque soy mujer pero lo siento más como una lucha de todos, en la que caigo y reintento”, dice Aranda.

La obra parte de las experiencias de la actriz con los afectos y que -considera- se repiten en todos lados.

“Construyo lo que aparentemente es mío, pero no”, señala Aranda. “Vengo intentando actos insurrectos desde que fui mi abuela”, dice uno de los personajes, antes de caer.

Utiliza como recursos iluminación cambiante además de canciones, que desde su título hacen alusión a la desesperanza que trae consigo la resignación del entorno. Una de las fuentes de la obra es Across the universe, de los Beatles, reinterpretada por Fiona Apple, en un video en el que lo ve caer todo a su alrededor.

Con el trabajo que tuvo la obra, tras su primera presentación, en 2015, “ha ganado sobre todo silencios, profundidad; es una versión más decantada, menos dejada al azar”, dice Roldós. Para Pilar Aranda, directora actoral de la puesta en escena, esta nueva versión dejó de lado los cabos sueltos que podían ser diferentes siempre, dados por una indagación de la performatividad, ahora se sienten los juegos de riesgo”, acota. (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria