Jueves, 17 Agosto 2017 00:00 Cultura

A un mes de la FIL de Guayaquil: diez libros imprescindibles

A un mes de la FIL de Guayaquil: diez libros imprescindibles

Leonardo Padura es uno de los escritores favoritos del encuentro literario. De Argentina, Selva Almada y Luisa Valenzuela se llevan el protagonismo.

Redacción Cultura

Falta menos de un mes para que empiece la tercera edición de la Feria del Libro de Guayaquil. Tras dejar grandes expectativas en el último encuentro con la visita del Premio Nobel, J.M. Coetzee, el comité literario, presidido por la académica Cecilia Ansaldo, no ha querido bajar la vara con la selección de los autores internacionales que trae este año.

Para su cometido, el equipo de la feria ha seleccionado a Argentina como país invitado, con la presencia de cinco escritores: Selva Almada, Federico Jeanmaire, Luisa Valenzuela, Carlos Gamerro y Alejandro Castro Santander.

Almada y Valenzuela aparecen como las autoras más leídas y, por ello, las más recomendadas en el medio nacional. María Paulina Briones, librera y escritora, tiene a Almada entre sus escritoras favoritas de los invitados a la edición de esta feria. Briones advierte que la primera vez que la leyó no le gustó ni la entendió, pero luego de releerla las cosas cambiaron. “Me pareció tan cercana a nuestro latinoamericanismo y tan distante a la literatura argentina de una época específica. Fue un error de juicio. Luego reparé en la belleza de su escritura hacia el interior, no hacia la ilusión de la ciudad”, dice sobre la obra de la escritora argentina.

Briones recomienda de esta escritora El viento que arrasa, pues considera que es un “libro poderoso en donde la fuerza de los personajes y la naturaleza están totalmente amarradas, pero no en el exotismo romántico, sino en la animalidad del ser humano, los deseos, lo brutal de la supervivencia solitaria”.

Adelaida Jaramillo, directora del espacio cultural Palabralab, tuvo un ‘flechazo’ con Luisa Valenzuela, de quien dice: “No es una escritora de novelas, cuentos o microcuentos, Luisa escribe aventuras lingüísticas, es subversiva y poderosa. Su obra es vasta, pero de las novelas que he leído de ella, El gato eficaz es la más poética; cuestiona las formas literarias, el lenguaje y los conceptos tradicionales de las mujeres”.

Esta nueva edición de la feria también trae un poco de Centroamérica. El cartel de autores internacionales lo encabeza el cubano Leonardo Padura, quien recibió el Premio Princesa de Asturias en 2015. Padura es uno de los escritores más leídos de la región y es conocido por su serie de novelas policiacas protagonizadas por Mario Conde, quien, según  Padura, ha envejecido junto con él; “ha cambiado su manera de pensar, ha evolucionado”. 

Para Ansaldo, quien aún sigue leyendo a todos los invitados, de Padura es imprescindible el libro Herejes, pues en este se encuentra lo mejor de su condición policiaca. En esta obra el cubano parte del viaje fracasado de una familia judía que intenta quedarse en La Habana y, para asegurarse de ello, piensa negociar su estadía con un cuadro heredado por generaciones de Rembrandt, pero el plan falla y ahí aparece Mario Conde.  

La escritora guayaquileña Mónica Ojeda recomienda, sin dudarlo, Nuestro mundo muerto, de la boliviana Liliana Colanzi. Su razón: “Es un libro de cuentos que tiene misticismo, magia, canibalismo y que muestra cómo lo real está siempre rozando lo fantástico (y viceversa)”.

En la misma línea de la escritura fantástica de Colanzi, el escritor guayaquileño radicado en Quito, Eduardo Varas, considera como imprescindible La ola. “Hay una brutalidad en estos cuentos de Liliana Colanzi. Una brutalidad que enfrenta la idea de lo normal con lo que no es normal, temas latinoamericanos (como la migración) empapados de realidad, pero al mismo tiempo capaces de maravillar no por lo ‘mágico’, sino por lo extraño, lo individual de las experiencias”.

Miguel Muñoz, uno de los integrantes del comité de contenidos literarios de la feria, recomienda la lectura de Los días de la peste, el último libro de Edmundo Paz Soldán. En él, su autor utiliza elementos distópicos y sitúa al lector entre los muros de una cárcel, convertida en un microcosmos violento que es el reflejo de la sociedad actual. Varas pone sus ‘manos en el fuego’ para recomendar Billie Ruth, también de Paz Soldán. “Esos entornos de violencia en los que los personajes se desenvuelven (en los que las historias suceden) son los que me han cautivado. Recomendaría su lectura porque a medida de que se avanza aparecen los mejores relatos. La narración es el arte de ofrecer lo mejor en la siguiente línea y creo que Edmundo Paz Soldán lo consigue en este libro”. (I)   

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense