3ª edición de Premio Brasil incorpora nueva categoría

| 24 de Agosto de 2017 - 00:00
Belén Santillán, Carlos Alfredo Lazary, Andrés Palma y Eduardo Carrera durante el lanzamiento del premio.
FOTO: Foto: Marcos Salgado / El Telégrafo

Una residencia artística, la adquisición de una obra y una beca de viaje forman parte del reconocimiento de este año.

En la tercera edición del Premio Brasil Arte Emergente 2017, se añadió una beca de viaje que financiará los gastos de traslado en avión para que un artista ecuatoriano –por objetivos educativos o profesionales– vaya a Brasil y se nutra del entorno artístico contemporáneo de esa ciudad. Esta nueva incorporación es auspiciada por la Cámara de Comercio Ecuatoriano Brasileña.

Las otras dos categorías que se premiarán son la de Residencia  y la de Adquisición. En el primer caso, el ganador se hará acreedor a una residencia artística en el prestigioso  Pivô-Art and Research, en Sao Paulo, que está dedicado a la investigación. El viaje se llevará a cabo entre febrero y marzo de 2018 (fecha a convenir). El segundo caso consiste en la adquisición (por un valor de $ 3.000) por parte de la embajada de Brasil en Ecuador de una de las diez obras preseleccionadas que se expondrán en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC). La obra elegida formará parte de la colección de la embajada brasileña.

“Los requerimientos cambiaron  este año. Podrán participar artistas ecuatorianos menores de 35 años a la fecha del cierre de la inscripción (el próximo 2 de octubre), pero también extranjeros residentes en el país (que hayan vivido durante al menos 2 años en el país). Estos cambios son en atención a los movimientos migratorios que hay”, dijo Belén Santillán, coordinadora del CAC, durante una rueda de prensa en la que participaron Eduardo Carrera (curador del CAC), Carlos Alfredo Lazary (embajador de Brasil en Ecuador) y Andrés Palma (de la fundación Museos de la Ciudad).

El Premio Brasil inició en 2013 financiando una residencia artística y dos años después se incorporó el Premio de Adquisición. En la edición de 2017, este reconocimiento “está dirigido a artistas emergentes que están construyendo su trayectoria. Ellos deberán presentar una obra inédita en pintura, escultura, dibujo, grabado, instalación, video, performance, objetos, fotografía, nuevos medios; es decir, en los lenguajes que incorporan las artes visuales contemporáneas”, añadió Eduardo Carrera.

Las postulaciones se realizarán exclusivamente a través de la ficha de inscripción, disponible en: http://bit.ly/2vLgtPE.

El Cuarto de Proyectos y los 100 años del Premio Mariano Aguilera

La nueva administración del CAC, además de retomar el Premio Brasil, también recuperó este año una primera fase del Cuarto de Proyectos, que es un programa destinado a divulgar las investigaciones en arte. Esta iniciativa arrancó con jornadas de difusión –mediante conferencias– de las investigaciones en arte, historia o archivo que están haciendo los docentes de la Universidad Católica de Ecuador.

“Se visibilizó, por ejemplo, el trabajo de Pamela Cevallos y Manuel Kingman sobre el arte de los 90, sobre los momentos clave de esa época”, dijo Santillán, quien añadió que actualmente trabajan en la ejecución de una beca artística junto con el Instituto Ítalo Latinoamericano, que está a cargo de la artista ecuatoriana María Rosa Jijón.

En 2017 se cumplen 100 años del Premio Mariano Aguilera y el CAC; según adelantó Santillán, no hará una exposición antológica, “pues ya tuvimos una muestra denominada Mariano Retro. Más bien fortaleceremos los programas educativos respecto al Mariano, a la reserva, a sus diálogos con lo contemporáneo y a las discursividades que se generaron alrededor del premio”. (I)

Martínez, Chérrez y Balseca, previos ganadores

En la primera edición del Premio Brasil, en 2013, Adrián Balseca (foto) fue el ganador. El artista quiteño hizo una residencia de tres meses en Río de Janeiro, en convenio con Lastro. “Si bien el programa era más informal, más carioca, la experiencia fue interesante porque hubo movilizaciones sociales; era el tiempo previo a las Olimpiadas, al Mundial de Fútbol”, dice Balseca, quien durante su residencia trabajó sobre los mecanismos de distribución eléctrica en la ciudad y sus vínculos con la espiritualidad. Esta reflexión se relaciona con la obra con la que ganó el Premio Brasil , en la cual usa uno de los trabajos originales de Mauricio Bueno titulado ‘Quito Luz de América’, que es una representación irónica de la capital hecha con neón. Balseca hace funcionar esta instalación en el CAC, pero usando energía robada para que se active la obra.

En la segunda edición del Premio Brasil, en 2015, el Premio Adquisición fue para María Gabriela Chérrez y el ganador del Premio Residencia fue para el artista Álex Martínez. En esa edición hubo una mención especial al artista Pablo Andino. (I)