Cilic logra el primer punto con victoria ante Delbonis

- 26 de Noviembre de 2016 - 00:00
Cilic, número 6 mundial, se apoyó en su potente servicio para vencer a su rival argentino en cinco sets.
Foto: AFP

Marin Cilic sufrió más de lo previsto, pero pudo dar a Croacia el primer punto (1-0) de la final de la Copa Davis de tenis contra Argentina, tras superar ayer en Zagreb a Federico Delbonis en cinco sets, por 6-3, 7-5, 3-6, 1-6 y 6-2.  

Argentina recibió así una dosis de presión de cara al segundo y último partido de ayer, en el que debían medirse Juan Martín Del Potro (38º del mundo) con el local Ivo Karlovic (20º del ranking ATP).    

Cilic, número 6 mundial, se apoyó en su potente servicio pero estuvo muy irregular y casi desapareció durante parte del tercer set y el cuarto, desperdiciando una ventaja de dos mangas, aunque en la quinta evitó el desastre. El mejor jugador de los croatas se enfrentará el domingo a Del Potro en el duelo de números 1 de ambos países, pero podría participar también el sábado en el choque de dobles haciendo pareja con Ivan Dodig, si el desgaste físico sufrido ayer se lo permite.

Cilic, campeón este año del Masters 1.000 de Cincinnati y del torneo de Basilea, espera seguir adelante con su gran final de temporada. Por el momento prolongó sus buenos resultados ante Delbonis, al que ya había superado en sus dos enfrentamientos anteriores, en 2012 en Hamburgo y este año en Ginebra, en dos torneos sobre tierra batida.

Esta vez la victoria del croata fue en la pista rápida del Arena Zagreb, donde estuvo presente el mítico exfutbolista Diego Maradona para alentar a Delbonis. Bajo una bandera argentina donde se leía ‘Acá estamos. Familia Maradona’, el exfutbolista y su pareja Rocío Oliva se instalaron ayer en su palco cerrado del Arena Zagreb. “Es un referente del deporte y de todo el mundo. Es lindo que venga acá y que le guste el tenis”, afirmó Leonardo Mayer, hincha de Boca Juniors e integrante del equipo argentino.  

Croacia busca la segunda Copa Davis de su historia, después de la de 2005, mientras que Argentina persigue de manera obsesiva el reto de levantar la ‘ensaladera’, tras haber caído en las cuatro finales que alcanzó anteriormente (1981, 2006, 2008, 2011). (I)