Jueves, 03 Noviembre 2016 00:00 Sociedad

La Setec adelanta programa en coordinación con los ministerios de turismo y de inclusión económica y social

Trabajadores del área turística certifican sus conocimientos y habilidades laborales

Luz Garrido (der.) trabaja 15 años como camarera en hoteles. Personal del ITSVR evaluó sus habilidades para definir si le entregaban el documento.
Luz Garrido (der.) trabaja 15 años como camarera en hoteles. Personal del ITSVR evaluó sus habilidades para definir si le entregaban el documento. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

El proyecto es destinado a quienes llevan años en su oficio pero no tienen título. El certificado es un documento formal que avala la experiencia y el aprendizaje adquiridos en su trabajo.

Juan Carlos Holguín

Es el jefe de bar del Hotel Continental, donde también maneja la sala de música y asiste en el restaurante. Lleva 11 años trabajando en este tradicional establecimiento guayaquileño, creado en octubre de 1974, y es aquí donde aplica su experiencia de más de 15 años en el ámbito hotelero, obtenida en su paso por los países de Colombia, Panamá, Perú, Estados Unidos y Ecuador.

Inició su recorrido a los 17 años, como mesero eventual en varios hoteles. De ahí fue ascendiendo hasta llegar a su cargo actual. Pedro Campoverde es ya un experto en temas como atención al cliente, planificación, preparación de alimentos y bebidas y manejo de personal. Por eso desea lograr un certificado que acredite la experiencia y sabiduría adquiridas en el desarrollo de su labor.

Lo mismo esperan Luz Garrido y Jennifer Rogel, camareras del hotel Ecuahogar, en el norte de Guayaquil. La primera lleva 15 años en este tipo de labores, en las que empezó reemplazando por un mes a una amiga, pero el jefe le pidió que se quedara por su buen desempeño. Estos tres lustros le entregaron lo más importante: la experiencia.  

La segunda recién tiene dos años en el medio y la del hotel es su primera experiencia laboral. Ambas consideran que lograr una certificación que acredite sus conocimientos y habilidades puede abrirles nuevos horizontes y acceder a mejores condiciones laborales.

Pedro, Luz y Jennifer son parte del sector turístico ecuatoriano, que hasta el segundo trimestre de 2016 daba empleo en el país a 684.817 personas, según el INEC. Además, según cifras del Ministerio de Turismo, en 2014 movió $ 1.487 millones.

Esta cifra incluye a camareros, meseros, barman, recepcionistas, que llevan años desempeñando su oficio de forma anónima sin figurar en los medios de comunicación o en los congresos turísticos, pese a que su labor es el pilar sobre el que se construye el buen nombre de Ecuador como destino por visitar.

Aunque poseen una gran experiencia en su trabajo, muchos no tienen un diploma o documento que avale su conocimiento. Por eso, la Secretaría Técnica del Sistema Nacional de Cualificaciones y Capacitación Profesional (Setec), en coordinación con el Ministerio de Turismo, inició el proceso de certificación por competencias laborales.

William Malucin (der.) evaluó el desempeño de Pedro Campoverde (izq.), jefe de bar del Hotel Continental en Guayaquil, como parte del proceso de certificación. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Pruebas teóricas y prácticas

El jueves 13 de octubre se realizó en Guayaquil la socialización del programa en el auditorio del Secap, en Quito y Padre Solano. Ana Ruiz, secretaria técnica de la Setec, explicó que “esta certificación es un documento formal que avala y garantiza cada una de las capacidades y habilidades que la persona tenga, independientemente si el ciudadano ha seguido o no un proceso formal de tercer nivel. Hoy nos focalizamos más en quienes no han tenido esa oportunidad de ir a la universidad, y se les abre la oportunidad de obtener esta certificación de competencias laborales”.

Según la funcionaria, “si una persona tiene este documento, es un aval de que sabe hacer bien su trabajo”. En la página web de la Setec (www.setec.gob.ec) hay una plataforma en la que los empresarios pueden ver quiénes tienen certificación laboral, explorar perfiles y saber cuáles son los organismos que han llevado adelante el proceso.

El programa incluye 461 perfiles profesionales seleccionados por la Setec, y este año hay 96 nuevos perfiles basados en la demanda del sector productivo, tanto público como privado. Para 2017, la proyección es llegar a 661 perfiles. También será certificado el personal que labora en los Centros Infantiles del Buen Vivir (CIBV). Por ello el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) se integró al proyecto.

El proceso de certificación incluye una demostración práctica en la que la persona exhibe sus habilidades en el perfil elegido (por ejemplo, ‘mantenimiento y limpieza de áreas de alojamiento’), seguida de un examen teórico que consiste en 45 preguntas.

Las pruebas son realizadas por los Organismos Evaluadores de la Competencia (OEC), reconocidos por la Setec. Los OEC pueden ser universidades, institutos, centros de capacitación ocupacional, centros de formación artesanal, organismos registrados en el Ministerio de Trabajo. “También personas naturales que tienen la capacidad para evaluar a otras. Ellas deben registrarse en la Setec”, indicó Ana Ruiz.

Hasta el momento hay 41 OEC en el territorio y se espera a fines de este año contar con 96. También están los Organismos de Capacitación (OC), que son encargados de reforzar los conocimientos del personal que lo requiera para presentarse a la certificación.

Una de las instituciones registradas como OEC y OC es el Instituto Tecnológico Superior Vicente Rocafuerte (ITSVR). Marlene Solís, rectora del instituto, puntualizó que los perfiles en los que ellos darán los certificados de competencias laborales son: preparación y servicio de bebidas, instrucciones de seguridad alimentaria, servicio doméstico (ama de llaves), mantenimiento y limpieza de áreas de alojamiento y auditoría nocturna.

A partir de noviembre también certificarán los perfiles: operaciones de seguridad alimentaria, dirección de meseros, recepción y servicio al huésped, educadora de Centro Infantil del Buen Vivir (CIBV) y Creciendo con nuestros hijos.

Según Solís, “la certificación ayuda a tener mejores oportunidades laborales y permanencia en determinado empleo u ocupación. Permite al trabajador o a la persona desempleada que busca empleo presentarse a una entrevista con un aval que demuestra su competencia para desempeñarse en una determinada labor”.

“La certificación da respeto”

Pedro Campoverde, Luz Garrido y Jennifer Rogel se presentaron a las pruebas de certificación con evaluadores del ITSVR. Para Campoverde, la importancia de este documento es que obtienen respeto “y tendrás la satisfacción de poder ir a cualquier lugar y decir ‘yo sé hacer esto, y aquí está el documento que lo certifica’”.

Con él coincide Jennifer Rogel, quien en su experiencia como mucama ha interactuado con turistas nacionales y de países como Colombia, Chile, Argentina, Rusia y Estados Unidos. Entre risas comenta que “los clientes más difíciles son los turistas de aquí, los que vienen de la Sierra. En cambio, los turistas extranjeros no se complican. Son más sencillos”.

Estefanía Naranjo es camarera, pero actualmente está desempleada. Ella también se presentó al proceso de certificación pues considera que el documento puede facilitarle la obtención de un empleo. “Muchas veces a personas que llevan tiempo trabajando en un sitio no se les permite escalar. En cambio, la certificación les da un reconocimiento”. (I)

DATOS

Para obtener la certificación, el interesado debe acudir a un Organismo Evaluador de Competencia (OEC) y verificar cuáles son los perfiles que ofrece. Una vez definido el perfil  se llena la solicitud y en ese momento el instituto da la fecha, hora y lugar donde tomarán los exámenes práctico y teórico. Si supera las pruebas, el aspirante recibe el certificado por parte de la OEC.

El Instituto Tecnológico Superior Vicente Rocafuerte, registrado como OEC, desde septiembre ha certificado a 150 personas.

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Banner

¿Cómo se elige al presidente de EE.UU.?

Google Adsense