Viernes, 15 Septiembre 2017 00:00 Sociedad

Quito concentra los casos de linfoma

Quito concentra los casos de linfoma

Este tipo de cáncer comienza en los glóbulos blancos y altera el sistema inmunitario que ayuda a combatir infecciones y otras enfermedades. La biopsia determina a qué patología pertenece.

Redaccion Sociedad

La Sociedad de Lucha contra el Cáncer (Solca) registra que Quito presenta las tasas más altas de casos de linfomas: 13,1 en hombres y 11,11 en mujeres por cada 100.000 habitantes.

En los hombres es el cuarto tipo de cáncer que más afecta a la población: 14 casos anualmente; en las mujeres ocupa el quinto: 11.

Por ello, los galenos recomiendan a la población que se realice de forma continua exploraciones manuales en el cuello, axilas e ingle, es decir, en las mayores zonas de nódulos linfáticos del organismo.

La doctora Bethy Jácome comentó que es necesario estar alerta ante cualquier cambio. Así puede diagnosticarse a tiempo y mejorar su condición de vida.

Un estudio del Centro Internacional de Investigación contra el cáncer (CIRC) -agencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- determinó que el linfoma es el tercer tipo de cáncer más frecuente en los menores de 14 años. Solo superado por la leucemia y los tumores del sistema nervioso.

El linfoma, en personas de 15 a 19 años, equivale al 23%, por delante de carcinomas y melanomas (cánceres de la piel).

“El cáncer es una causa significativa de fallecimientos entre los niños y adolescentes, pese a que raramente se producen antes de los 20 años”, expresó Christopher Wild, director del CIRC.

Los tipos

Los hematólogos y oncólogos pueden diagnosticar con precisión los linfomas. Son de 2 tipos: el Linfoma de Hodgkin y el no Hodgkin (LNH), los cuales se pueden presentar tanto en niños como en adultos.

“Hay una presentación clínica parecida en los 2 tipos y la única forma de diferenciarlos es con una biopsia, que establece el patrón de histología”, detalló la oncóloga clínica Tania Soria.

 Ella indicó que existen estudios especializados que permiten establecer el lugar donde se desarrollan. Las tomografías corporales, la histopatología o el Pet Scan facilitan el diagnóstico.

El Pet Scan permite ver los cambios funcionales, bioquímicos o moleculares y obtener una imagen de la anatomía interna que muestran la localización, la forma y el tamaño de esos cambios. El paciente recibe determinados radiofármacos que ayudan a mostrar los resultados.

La especialista aclaró que no hay una causa específica que provoca el linfoma, sin embargo, esta patología, como los otros tipos de cáncer, se puede prevenir el 30% evitando hábitos nocivos, como el consumo de tabaco y de alcohol. Alberto Arguello, oncólogo del Hospital Abel Gilbert P., aseguró que si el linfoma no Hodgkin es diagnosticado a tiempo tiene probabilidad de curación: “40% se salva”. (I)

 

ENLACE CORTO