Lunes, 28 Noviembre 2016 00:00 Sociedad

El gobierno británico anunció un programa para educar a los papás

Los padres seguros tienen hijos más felices

El vínculo paterno alivia la depresión materna, que incrementa los riesgos de que los niños sufran problemas de conducta en el futuro.
El vínculo paterno alivia la depresión materna, que incrementa los riesgos de que los niños sufran problemas de conducta en el futuro. Cortesía de Oxford

Un estudio de la Universidad de Oxford indica que los progenitores suelen influir indirectamente en los vástagos al convertirse en apoyos emocionales de las madres

Leonardo Boix, corresponsal en Londres

Los padres seguros que se adaptan mejor a su nuevo rol en la familia suelen tener hijos más felices y con menos problemas de comportamiento en la adolescencia, concluye un estudio de la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Un grupo de expertos británicos en salud de familia, epidemiología y estudios de población investigó la importancia de las actitudes del padre desde que nace el bebé.

Los investigadores evaluaron si los padres se sentían confiados con sus hijos, formaban vínculos sólidos y si estaban cercanos a sus parejas. “Los hallazgos sugieren que son los aspectos psicológicos y emocionales de la relación paternal en la infancia del niño los más poderosos a la hora de influenciar el comportamiento del menor y no el tiempo que los padres pasan cuidándolos o haciendo tareas domésticas en el hogar”.

La información del reporte fue tomada de un programa nacional que llevó años y fue realizado en el sudoeste de Inglaterra.

Los padres de 10.440 niños ingleses, que vivían con su madre y su padre desde los 8 meses, fueron invitados a completar un cuestionario acerca de su salud mental. Además, fueron consultados sobre actitudes de crianza, el tiempo que pasaban cuidando a sus hijos, y acerca del comportamiento y desarrollo de estos últimos.

Los hijos de los padres que obtuvieron mejor marca en sus respuestas emocionales (sentirse seguros en su rol) registraron menos posibilidades de sufrir problemas de comportamiento en la adolescencia. “La crianza positiva contribuye a buenos resultados en el desarrollo de los menores de edad”, destacó la investigación de Oxford.

“Los progenitores más involucrados en la instrucción suelen influir indirectamente al convertirse en apoyos emocionales claves para las madres, que tienden a proveer de los cuidados inmediatos”.

Un vínculo paterno fuerte —reza el estudio— alivia el impacto de la depresión materna posparto, que incrementa el riesgo de que los niños sufran problemas de conducta.

Los académicos de Oxford destacaron que una mayor participación del padre en la formación del niño tiende a producir familias más felices y cohesionadas, con un impacto muy positivo para los hijos en su desarrollo futuro como adultos.

El análisis determinó que en muchas sociedades la participación de los padres en la crianza de sus hijos ha sido considerada como un rol de proveedores, ya que las madres solían estar inmersas con las necesidades inmediatas.

Sin embargo, cambios importantes en la sociedad (madres que trabajan y licencias por paternidad), resultaron en una modificación hacia una crianza compartida.

Según el estudio, entender la naturaleza y los efectos de la participación del padre en la salud y bienestar del niño “ayudará a las autoridades nacionales y a los legisladores a crear políticas que ayuden a mejorar la salud mental y física de las familias”. El informe de Oxford se dio a conocer meses después de que el Gobierno británico anunciara la puesta en marcha de un programa nacional para incentivar a los padres a asistir a ‘clases’ para aprender a disciplinar a sus hijos. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET