Las autoridades prometieron controles en los centros

Los operativos afuera de los colegios se desarrollaron en tres provincias

| 05 de Septiembre de 2017 - 00:00
Las agentes de tránsito estuvieron en los exteriores de los planteles de Azuay, en la mañana, durante el comienzo del periodo lectivo.
FOTO: Foto: Fernando Machado / EL TELÉGRAFO

Los congestionamientos, los apuros de los padres de familia y la compra de uniformes y útiles escolares marcaron el inicio de clases en la provincia del Azuay. Desde las 06:30, las calles ya estaban copadas de automotores.

Por ello, 387 agentes civiles de tránsito (ACT) estuvieron en los alrededores de los diferentes establecimientos y en puntos de mayor circulación. Las autoridades destinaron 20 patrulleros, 28 motocicletas, dos buses, 10 grúas y cinco bicicletas.

Marcos Naula, jefe de semaforización y señalización de la Empresa Pública Municipal de Movilidad, Tránsito y Transporte de Cuenca  (EMOV EP), recordó que en agosto se señalizaron 165 cruces peatonales en el ingreso y salida de los planteles.

En Azuay 1.500 escuelas y colegios comenzaron sus labores. Las autoridades de la provincia estuvieron en el César Dávila Andrade para la inauguración oficial. Ellas se comprometieron a mejorar la infraestructura y evaluar a los profesores. “Queremos que la educación sea nuestro fuerte”, expresó el gobernador, Xavier Enderica.

En Riobamba, mañana y tarde ajetreadas vivieron los padres de familia y los estudiantes de bachillerato.

En Chimborazo se desplazaron 80 elementos policiales durante esta semana para custodiar a los 101.862 jóvenes que ingresarán de manera escalonada durante este mes.

En el caso de los alumnos de bachillerato internacional, su ingreso fue ayer, pero a algunos les faltaban documentos para finalizar el trámite de la matrícula, en especial aquellos que cambiaron de establecimientos.

“Me pidieron documentos de los años anteriores y cartas de compromiso; desconocíamos de ese papeleo, pero ya lo estamos realizando para dejar todo listo,” señaló Fabiola Cevallos, madre de familia.

Ayer continuaron las compras en los  centros comerciales que ofertan uniformes. “A veces tenemos la costumbre de dejarlo para el último día, pero todavía tenemos tiempo”, acotó Flavio González, padre de familia.

En el sector rural, la mayoría de padres de familia no tuvo mayores contratiempos en la adquisición de los uniformes, debido a que el Gobierno Nacional invirtió $ 1 millón en la entrega de 34.451 kits.

“Nos llega todo lo necesario para nuestros hijos; claro que debemos adquirir otros productos, pero el gasto es menor y es de gran ayuda recibir los uniformes”, resaltó Claudio Guamán, habitante de la parroquia Columbe (cantón Colta).

También en la provincia de Cotopaxi los menores de edad comenzaron los estudios con normalidad y, de igual manera, los embotellamientos resultaron recurrentes.

El centro de Latacunga fue escenario principal de los trancones. Las autoridades de tránsito distribuyeron 150 uniformados por las vías con el fin de mantener el orden.

Los directivos dieron comienzo oficial a las actividades en la Unidad Educativa Vicente León, a las 08:00.

La directora subrogante del Distrito Latacunga precisó que 38.744 alumnos se integraron en la mañana y tarde de ayer. (I)