Lunes, 19 Diciembre 2016 00:00 Sociedad

Los licores con mayor concentración de alcohol 'engordan' más a las personas

Los licores con mayor concentración de alcohol 'engordan' más a las personas

Los cocteles con leche condensada y los tragos con gaseosas y agua tónica no ayudan a quienes pretenden mantener un régimen de dieta o que desean estar en forma.

Redaccion Sociedad

En la despensa de ‘Lorena’, en el suburbio de Guayaquil, las jabas de cerveza se apilaron en los últimos días.  Y el martes 20 de diciembre le llegarán 50 cajas de whisky.

No es extraño. Por las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, las tiendas y distribuidoras se abastecen de licores. Diciembre es el mes en el que más trago se consume, según el Consejo Nacional de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (Consep) (hoy Secretaría Técnica de Drogas). Dicha entidad indicó, en 2014, que la ingesta se dispara 25% adicional en comparación con meses anteriores. Sin embargo, el impacto en el cuerpo humano es distinto, según el tipo de licor que se bebe.

Celia Luna, jefa del centro de nutrición parenteral y enteral del hospital Luis Vernaza, explica que los tragos con mayor concentración de alcohol (los destilados) tienen un mayor aporte calórico que otros. “Cuando estas calorías no son utilizadas el cuerpo las acumula, lo que significará un aumento de peso”.

La nutricionista indica que dichos productos contienen calorías vacías, es decir, aquellas que no aportan vitaminas. Algunos de ese grupo son el tequila, aguardiente, whisky, entre otros.

Un vaso de esas bebidas contienen desde 110 hasta 500 kilocalorías (kcal). Una kcal es igual a 1.000 calorías. La Organización Mundial de Salud estima que un varón adulto debe tener al día un aporte calórico medio de 2.000 a 2.500 kilocalorías y una  mujer de 1.500 a 2.000.  

En cambio, un vaso de trago fermentado (cerveza o vino) contiene de 45 a 91 kcal.

La ingeniera en alimentos, Judith Reina, agrega que las bebidas destiladas, luego de la fermentación, se someten a la concentración de alcohol etílico. Suman entre 15 y 45 grados adicionales. “Debido a los porcentajes altos de etanol, aportan más calorías. Por cada gramo de alcohol se generan siete kcal”.

Mientras que las fermentadas -añade- se obtienen de un proceso biológico en el que un microorganismo (la levadura usada en la cerveza) transforma el azúcar en alcohol no mayor a 16 grados. Esta bebida, de menos calorías, es la preferida en el país, según el Instituto Nacional de Encuestas.

A diferencia de los licores con alto grado de alcohol -señala la ingeniera en alimentos- la cerveza proporciona carbohidratos por la cebada (ingrediente principal).

En cuanto a los cocteles, la nutricionista Iara Armijos recomienda evitarlos. Tienen menos alcohol, pero mayor calorías vacías por la  leche condensada y crema (engordan más que un vaso de whisky).

Asimismo, el agua tónica, jugos de naranja y las gaseosas en el vodka o el ron incrementan las calorías que ya tiene la bebida. “Las personas consumen 1.000 calorías en cinco vasos. Bajar de peso tomará tres días de ejercicios y dietas”.

Armijos asegura que el consumo de estas bebidas más comidas aportan entre 10 y 15 libras. “Hay pacientes que hacen dieta, pero incrementaron cinco libras”.

Luna calcula que una persona podría subir 1 kilo si ingiere de 6 a 7 mil kcal extras a las que el cuerpo necesita a diario.

Mientras la cardióloga Ana Ayora, del hospital Guayaquil, recuerda que los pacientes jóvenes que se exceden presentan arritmias o un corazón de fiesta (aceleración de las palpitaciones).

Igualmente, dice Ayora, los pacientes con etilismo crónico desarrollan cardiopatías dilatadas, insuficiencia cardíaca y un cuadro de síndrome coronario agudo. Hay casos de infartos al miocardio.

El gastroenterólogo Andrés Serrano, del hospital Teodoro Maldonado, advierte que el exceso afecta el hígado y la mucosa gástrica, y en ciertos pacientes con úlcera puede reventarse y sangrar por el consumo. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense