Los efectos de la radiación solar preocupan a expertos y autoridades

| 13 de Septiembre de 2017 - 00:00
El proyecto sugiere a las empresas que proporcionen implementos de protección a quienes trabajan al aire libre.
FOTO: Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

Una iniciativa legislativa propone que las actividades deportivas, cívicas o institucionales, en espacios abiertos, se efectúen entre las 08:00 y 10:00.

En junio de este año, Quito registró un nivel de radiación ultravioleta (UV) que sobrepasó el 12 (escala establecida por la Organización Mundial de la Salud). La cifra fue elevada y requirió precaución extrema.

Precisamente, las personas que viven en las ciudades de la Sierra -por la altura- son vulnerables a la radiación solar.

“Cada 1.000 metros sobre el nivel del mar hay un incremento en la radiación ultravioleta de entre 10% y 12%”, precisó Patricio Bracero, director de la Red Nacional de Observación Hidrometeorológica del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), en el debate sobre la propuesta de una ley de prevención de los riesgos a la salud por esa causa.

La normativa presentada por el legislador Raúl Auquilla fue calificada por el Consejo de Administración Legislativa (CAL) en agosto y espera el informe para primer debate en la Comisión de Salud.

Según el asambleísta, es urgente establecer medidas y políticas de prevención en las instituciones, tanto públicas como privadas, para disminuir los efectos nocivos ocasionados por una exposición de trabajadores y estudiantes que desarrollan sus actividades al aire libre.

“La posición geográfica de Ecuador provoca que los rayos ultravioleta tengan una trayectoria perpendicular, con lo que la sobreexposición representa una recepción más alta de radiación”, detalló el legislador durante un debate en la capital de la República.

Aumentan casos de cáncer a la piel

De acuerdo con información del Registro Nacional de Tumores de la Sociedad de Lucha contra el Cáncer (Solca), cada año se presentan alrededor de 650 casos nuevos de afecciones en piel entre los residentes.

La enfermedad en los hombres ocupa el segundo lugar en frecuencia (detrás del cáncer de próstata) y en las mujeres el tercero (luego del cáncer de mama y de tiroides).

El informe indicó que las ciudades de la Sierra tienen los porcentajes más elevados de esta patología y Quito el más alto del país (el puesto 19 entre 70 naciones que reportan sus datos en la publicación Cancer Incidence In Five Continents, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer).

Según el galeno Juan Ambrossi, presidente de la Asociación de Dermatología de Cuenca, la sociedad no está preparada para enfrentar esta epidemia mundial.

“Se necesita educación y socialización de las repercusiones que genera la exposición continua a los  rayos solares, porque hasta los 20 años de edad la persona ya absorbió el 80% de la radiación. Esto es más preocupante en las poblaciones indígenas que trabajan en agricultura y ganadería durante el día”.

De su lado, Diego Aliaga, director de Ambiente y Salud del Ministerio de Salud (MSP), precisó que esta cartera de Estado diseña el Plan Nacional de Salud Ambiental, el cual contempla acciones preventivas.

Al respecto, la OMS aconseja la utilización de gorras a partir del nivel 3 y no exponerse a la radiación solar entre las 08:00 y 16:00, es decir cuando excede el nivel 9, considerado muy alto.

“Si no es posible evitar la exposición, se aconseja utilizar bloqueadores con factor de protección alto cada 3 horas”, finalizó Ambrossi. (I)