Lunes, 23 Enero 2017 10:26 Sociedad

Lisa, Body y Lucky están a pocos ladridos de ser 'perros policías'

Patricio Huertas llevó a Eva, una perra con cruce de akita americano, para que se realice una prueba de comportamiento.
Patricio Huertas llevó a Eva, una perra con cruce de akita americano, para que se realice una prueba de comportamiento. Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO
Redacción Web Quito

El rebote de una pelota de tenis es el botón que activa a Lisa, una perra con brillante pelaje negro que no pierde ni un segundo cuando se la llama a jugar.

La mascota de vivaces ojos marrones, orejas chatas, larga cola y pronunciadas garras oscuras, salta emocionada cuando el instructor le muestra sus juguetes favoritos: la pelota y una toalla blanca.

La cánida es una mezcla de labrador negro. Tiene un año y medio, pesa alrededor de 20 kilos, mide cerca de 50 centímetros de altura y está casi lista para formar parte de las filas en el Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC) de la Policía Nacional, ubicado en el sector de Ponciano (norte de Quito).

En el lugar viven alrededor de 100 perros entre mestizos y de raza (akita, pastor alemán, san bernardo, labrador, rottweiler, entre otros). Según sus características se los perfecciona para enlistar las filas policiales en los departamentos de Control de Orden Público,  Escuadra de Detectores de Antinarcóticos, Escuela de Relaciones Públicas, entre otras.

Al igual que Lisa, otros 2 mestizos están en entrenamiento. El primero es Body, una mascota mezclada de golden que fue rescatado y donado al CRAC. Y el otro es Lucky, una mezcla de pastor alemán, donado hace 2 semanas.

Antes se pensaba que solo los perros de raza pura podían cumplir labores de seguridad. No obstante, las autoridades policiales se dieron cuenta que  los caninos mestizos (también conocidos como 'runas') también son aptos para estas labores en beneficio de la ciudadanía. Por ello, el Ministerio del Interior organizó el "Llamamiento 2017" para reclutar a las mascotas de cualquier raza.

El teniente Roberto Medina, uno de los agentes encargados en el Centro de Adiestramiento, explicó que buscan a los 'amigos de cuatro patas'  de entre 8 meses y 2 años, que sea hiperactivos y que les guste el juego. Además, que se adapten con los demás 'lanudos' y con el gendarme asignado. Generalmente se les designa a los agentes cuyos perros están próximos a salir del servicio profesional. El objetivo, según Medina, es que los canes cumplan con labores de seguridad y no un pretexto para que los dueños se deshagan de ellos. 

Para José Jiménez,instructor K9 del CRAC, las labores son una experiencia formidable porque no se trata de entrenar a perros por sus razas, sino por sus actitudes. "No podría decir que un perro de raza es más inteligente que un mestizo. Todos tienen habilidades que se pueden desarrollar".

Jiménez contó que Lisa, por ejemplo, está en una fase de trabajo de impulso para determinar en qué departamento operaría. De acuerdo a las actitudes, la perra podría ser empleada como un can detector (de drogas o de humanos).

"Los otros perros también tienen un gran potencial, por ello se inició la fase de acoplamiento", comentó emocionado.

Un perfil de comportamiento

La selección de mascotas se cumple a escala nacional en las unidades de Loja, Latacunga, Ibarra, Tulcán, Guayaquil, Machala, Manta, entre otros puntos.

Los donantes llenan una solicitud por escrito señalando por qué quieren donar a su mascota, que luego es inspeccionada por un veterinario. Luego de una prueba física, si el can es seleccionado, el dueño firma un documento en el que reconoce que lo entregó para el Centro de Adiestramiento.

Medina reiteró que el proceso no consiste en acoger a todos los mestizos, sino a aquellos que tengan un perfil que encaje con las funciones que cumple el resto de mascotas del centro.

Así lo pudo constatar Marina Chanaluisa, quien llevó a su mascota para registrarla, pero no pasó la prueba. El pasado viernes llegó hasta el lugar con Eva, una perra inquieta y juguetona. Aunque la mascota es 'runa', Eva tiene una estampa marcada de un perro akita americano, por las largas patas blancas y orejas negras en punta.

Marina llegó desde el sector de San Carlos (norte). Ella contó que al lado de su vivienda, sus vecinos tienen criadero de pollos. La perrita acostumbra a saltarse un muro de 3 metros de alto para jugar con las aves, pero por varias ocasiones mató a los animales de granja.

"Mi hijos y nosotros la adoramos. Es nuestra consentida, pero ya no queremos que los vecinos se quejen de nuestra mascota", explicó la mujer.

Don Patricio llenó un formulario y llevó a su mascota a una cancha en donde constató las pruebas físicas que le tomaron a Eva. Estas consistieron en dinámicas y juegos con una pelota. Si bien la mascota fue ágil e inquieta, durante el examen se mostró distraída.

Los adiestradores consideraron que no tenía el perfil. Por ello, le recomendaron que acuda a las clases de adiestramiento que organiza el centro.

Mientras tanto, Lisa, Body y Lucky continúan con su proceso de adaptación. Los cánidos primero tienen que realizar un curso de alrededor de 2 meses. Luego de ello tendrán que ser evaluados para determinar si cumplieron con la capacitación y después se los designa como miembros activos del Centro y se los incorpora a sus actividades. 

Tome en cuenta

La convocatoria está abierta hasta el 3 de febrero. Los interesados pueden acudir al CRAC, en la calle Juana Terrazas junto al estadio de la Liga, de 09:00 a 16:00. También a las Unidades Caninas de la Policía a escala nacional. (I)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Lunes, 23 Enero 2017 17:13