Sábado, 21 Enero 2017 00:00 Sociedad

La phubbing manía ataca las relaciones personales

En las reuniones de amigos es común ver a personas escribiendo sin prestar atención a su alrededor.
En las reuniones de amigos es común ver a personas escribiendo sin prestar atención a su alrededor. Foto: María Mercedes Pesantes

El síndrome ocurre cuando alguien ignora a una persona por estar concentrado en su teléfono celular.

María Mercedes Pesantes Cabrera, estudiante de la UEES

El término phubbing es la unión de las expresiones phone (teléfono) y snubbing (despreciar), es aquel acto de ignorar a las personas por el uso excesivo de un teléfono inteligente en medio de una conversación real.

Este comportamiento es perjudicial en las relaciones familiares, profesionales y personales y ahora es un comportamiento común. Algunas de las causas son: adicción al trabajo, bajas habilidades sociales y dependencia del internet.

Estrechar las relaciones con las personas es una necesidad humana. ¿Qué pasa cuando esta tecnología interfiere en nuestra relación con los demás? La tecnología no se creó para apartarnos de las personas, sino para acercarlas pero al hacer phubbing, restamos nuestra capacidad de relacionarnos de forma real y tangible.

Si niños y jóvenes hacen phubbing es necesario adoptar medidas correctivas dice Guillermo Flores, doctor en Sociología.

 “Si nuestros hijos pasan tiempo en el celular y no se toman medidas creativas para limitar su uso, ellos continuarán actuando igual a lo largo de su vida estudiantil, profesional y familiar.”

Existen normas que se deben utilizar, como por ejemplo dejar el móvil para almorzar, apagarlo antes de una reunión o cita. Poner horarios.

Para el especialista es importante el ejemplo de los padres. Los hijos imitan y adoptan conductas positivas o negativas de sus padres. El respeto debe ser el valor que rija  nuestras interacciones con los demás, en el momento que ignoramos a una persona que ofrece su tiempo, no solo le faltamos el respeto, también lo desairamos y humillamos.

En los hogares e instituciones educativas se debe orientar a los jóvenes hacia el correcto uso de la tecnología. La solución no es prohibir su uso, sino obtener una ventaja competitiva.

Para María Elena Godoy, máster en Educación Superior, los padres y educadores deben innovar estrategias para que los hijos y universitarios tengan a la tecnología como su aliado y le den el mejor uso posible.

La tecnología no es mala, debemos usarla bien para que esté al servicio del ser humano; por ejemplo, en la psicoterapia, a pacientes con complicaciones de adaptación social les resulta una herramienta efectiva.

Para el psicólogo, Juan José Cobo quienes tienen rasgos de depresión podrían superarla. Gracias al uso que le dan a estos dispositivos logran amistades por redes. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Domingo, 22 Enero 2017 22:33

Google Adsense