Entrevista / Jorge Martínez / gerente general de la empresa pública Yachay

La contratación para arreglos de Yachay está en marcha

- 22 de septiembre de 2017 - 00:00
Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

Está previsto que en 90 días se conozca el diseño de la reparación en las edificaciones de la Ciudad del Conocimiento. Se necesitan $ 48,3 millones.

El 6 de julio de este año, Jorge Martínez, exalcalde de Ibarra, asumió la gerencia general de la Empresa Pública Yachay. Lo hizo por decisión del directorio de esa firma.             

Su primera labor como gerente fue contrastar la veracidad del informe que presentó la administración saliente y elaborar un nuevo documento, el cual fue presentado al Ejecutivo y cuyo resultado es que la Ciudad del Conocimiento Yachay “es una obra sobredimensionada”.

El informe que presentó indica que en Yachay hay problemas de construcción, incluso se habló de derrumbar un edificio. ¿Cuál es la base técnica de esa conclusión?

El informe se basa en la realidad y hace una revisión a todas las obras (estructura, ejecución presupuestaria, plan de negocios), y lo hace con la documentación disponible en la empresa. Ahí reposan todos los sustentos. Cinco edificaciones tienen problemas y  en una hay que derrumbar la losa de cubierta porque es inservible.  

¿A qué construcción se refiere?

A uno de los 3 inmuebles de la universidad. En ese espacio, que registra un avance de obra del 22,10%, se tenía previsto levantar un auditorio, salas de conferencia y el comedor universitario.

¿Cuál es la situación actual de los edificios de aulas y laboratorios?

El primero registra un avance del 34%, mientras que en el segundo, donde se ha invertido $ 10,4 millones, no se podrá construir más de tres pisos porque la estructura ya no resiste. No lo digo yo sino el informe técnico de la consultoría contratada por la administración pasada. En los tres edificios de Yachay Tech es necesario hacer trabajos de reforzamiento de vigas y columnas.

¿A cuánto ascienden los gastos para esos trabajos?

$ 48,3 millones para rubros nuevos, incrementos de volúmenes para fiscalización, corrección de deflexiones, adecuaciones y mobiliario. Iniciaremos un proceso de contratación que permitirá contar con la ingeniería que diseñará la reparación de estos edificios. En 90 días tendremos un diseño de reparación. Para el equipamiento de los laboratorios se necesitan $ 80 millones. Esto se hará en etapas. Para 2018 pedimos los primeros $ 19 que vendrán del Estado.

¿Existe una fecha tentativa para que los estudiantes de Yachay cuenten con estas obras?

En el informe presentado también se proponen soluciones. Para agosto de 2018 estará listo el edificio de aulas, mientras que para enero de 2019 estarán los laboratorios de investigación.

Mientras tanto, ¿cuáles son las soluciones para cubrir la falta de aulas en Yachay?  

Una de ellas es la asignación de la mitad del edificio de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), que hay en la Ciudad del Conocimiento, a la universidad. Ahí se construyó una oficina de 400 metros para el titular de la (Senescyt). Él no la usará.

El informe también revela que del total del área útil de Yachay, el 52% del suelo está sin uso. ¿Qué se hará con esos terrenos que ya fueron expropiados?

Yachay está conformada por cuatro zonas, en la primera, que le corresponde al sector de Conocimiento, y en la tercera, asignada al sector de agroturismo, hay terrenos con problemas legales. En la actualidad trabajamos en un aterrizaje del plan maestro. Posiblemente se tendrá que replantear la estructura de los distintos parques, acorde a las necesidades de inversión que se requieran. Esta era la zona más productiva de Imbabura. Ahí se producían 23.000 litros de leche diarios y 1.500 ha de caña. Hoy hay 1.525 ha abandonadas. Lo que menos podemos concebir es volver a hacer que esa tierra produzca.

Entonces, ¿se descarta la posibilidad de que la gente de la zona siembre en esos terrenos?

Hoy existe -ahí- un conjunto de asociaciones productivas. De hecho, en parte de la ocupación (esto es lo increíble) hay varias asociaciones rentando tierra. 900 ha de las que están en producción están arrendadas a ocho organizaciones. Una de ellas es la Federación de Avicultores.

¿Estas rentas representan un ingreso para Yachay?

Sí, de $ 372.000 al año. Para la instalación de estas, Yachay EP no registra inversión. Esto cambia cuando se habla de los 5 locales de cadenas alimenticias que funcionan en el campus. Ahí, la inversión de la empresa pública fue de $ 513.297, mientras que lo que recibe por renta de estos locales es  $ 8.917 anuales.

La antigua administración indicó que hay $ 55 millones en inversiones. ¿Está bien la cifra?

No existen. La inversión externa que constatamos es de $ 2,8 millones. Las 5 empresas (IBM, Toyota, Athos, IT Empresarial, Impresoras 3D) que intentaron instalarse en Yachay, no pagan renta. La inversión de estas firmas, en la Ciudad del Conocimiento, es de $ 2’300.000. Esto corresponde al mobiliario que hay en sus oficinas. Yachay, por su parte, lleva invirtiendo $ 347 millones.

¿Cuál es el avance del Centro de Salud y la Unidad Educativa del Milenio que hay en Yachay?

Actualmente, ninguno de los dos está funcionando. En el primero el avance es del 89%.

¿Cuándo se conocerá el informe de la Contraloría?

En 90 días. Este fue un pedido del Directorio. Ya ha concurrido la auditoría administrativa. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: