Lunes, 04 Septiembre 2017 00:00 Sociedad

La caminata rápida optimiza la salud de los adultos

El PHE lanzó una aplicación telefónica llamada Active 10, que puede monitorear cuánto camina una persona por día y a qué velocidad va.
El PHE lanzó una aplicación telefónica llamada Active 10, que puede monitorear cuánto camina una persona por día y a qué velocidad va. Foto: cortesía

Un estudio británico evidenció que la actividad física de las personas decae significativamente después de los 40.

Leonardo Boix, corresponsal en Londres

Los adultos mayores de 40 años deben caminar más rápido para mejorar su salud, ante el peligro de un creciente sedentarismo y niveles elevados de inactividad física, lo que está dañando gravemente el bienestar de las personas.

El ente Salud Pública de Inglaterra (PHE, por sus siglas en inglés) concluyó en un informe que la cantidad de actividad de una persona decrece significativamente después de los 40.

Por tal motivo, las autoridades sanitarias recomendaron a la gente de entre 40 y 60 que haga gimnasia de forma diaria.

El informe destacó que solo 10 minutos al día de cualquier ejercicio de alto impacto trae consecuencias positivas, al reducir el riesgo de muerte prematura en 15%.

El PHE indicó que en Inglaterra, el 41% de las personas mayores de 40 años camina rápido durante 10 minutos, menos de una vez al mes.

Los británicos, actualmente, son 20% menos activos en comparación con 1960. También caminan 25 kilómetros menos, al año, en gran medida por pasarse demasiado tiempo frente a la pantalla de televisión o con los ordenadores.

En el mencionado país una de cada seis muertes está vinculada a la inmovilidad.

El ente público recomendó al menos 150 minutos de ejercicio por semana para las personas adultas, aunque manifestó que uno de cinco británicos ni siquiera se ejercitan 30 minutos semanalmente.

Aunque caminar rápido 10 minutos al día es el mínimo básico recomendado, es suficiente para mejorar la presión sanguínea, ayudar con la diabetes, bajar de peso, combatir la depresión y ansiedad y reducir problemas de músculo, huesos y espalda.

La PHE espera que, al modificar los hábitos de ejercicio de los adultos, haya un “efecto dominó” para los padres, que mejorarían su calidad de vida.

Una estrategia

Para incentivar a la población, el PHE lanzó una aplicación telefónica llamada Active 10, que registra cuánto camina una persona por día, a qué velocidad y da consejos sobre cómo mejorar la salud.

“Sabemos por experiencia propia que balancear prioridades del día a día muchas veces implica quedarse sentado”, señaló la subdirectora médica de PHE, Jenny Harries.

“Pero caminar al mercado en lugar de ir en coche, o caminar rápido por 10 minutos al comprar el almuerzo diario, puede agregar muchos años sanos a la vida de las personas”, añadió.

Maureen Ejimofor, una británica de 44 años, comenzó la actividad a diario hace tres años.

En ese momento, pesaba 115 kilos, ella quería disminuir su peso y mejorar su calidad de vida.

En solo siete meses la mujer logró bajar más de 30 kilos.

Ejimofor expresó que su pasión por las caminatas y las consecuencias de esto a diario la convenció de convertirse en líder de grupos para ejercitarse los fines de semana.

La mujer se sumó además a la campaña nacional del PHE por la aplicación Active 10, e incitó a otros a seguir su ejemplo.

Otro caso fue el de Liam Quigley, quien con 60 años comenzó a moverse más tiempo por sus medios.

“De joven solía hacerlo bastante, pero cuando fui más grande y tuve más responsabilidades dejé de hacer ejercicio. Como consecuencia engordé excesivamente. Volver a caminar a diario me ayudó a bajar de peso y mejorar mi salud”.

El PHE indicó que trabajará con los médicos de cabecera de todo el país para que estos incentiven a sus pacientes a andar más rápido y hacer ejercicio físico.

La doctora Zoe Williams, del Colegio Real de Médicos de Familia del Reino Unido, afirmó que cada médico debería hablar con sus pacientes sobre los efectos de transitar rápido y recomendar el uso de la aplicación Active 10.

“Caminar rápido parece algo insignificante, pero si se vuelve un hábito diario puede tener consecuencias fabulosas para la salud”, señaló la experta. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

 

Twitter ET