Martes, 10 Enero 2017 10:41 Sociedad

Julián se acostumbró al acoso, pero una parte de él no quiere que cese

Julián Palacios se hizo famoso en redes sociales por la divulgación de fotos de su físico.
Julián Palacios se hizo famoso en redes sociales por la divulgación de fotos de su físico. Foto: William Orellana/El Telégrafo-Internet
Redacción Web

El pasado jueves 5 de enero fue un día chusco para Julián Palacios. Este joven de 23 años y agente civil de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) fue a trabajar por equivocación en un horario que no le correspondía. Luego de recibir la notificación de que ese día tenía turno en la noche, regresó a su hogar, sostuvo su jornada de ejercicios físicos y se quedó dormido.

Despertó a las 19:00. Su turno en las calles arrancaba a las 22:00 y mientras se quitaba la modorra revisó su celular. Durante el tiempo que durmió, su imagen (incluidos fotos y videos) empezó a circular en redes sociales y mensajes de WhatsApp. Los amigos de Julián le notificaron inmediatamante de lo ocurrido. Él, en cuestión de horas, había saltado del anonimato al ojo público.

Quizás usted no identifique a este joven por su nombre, pero es probable que haya visto su foto en su cuenta de Facebook o en su celular. Es el agente de la ATM que fue objeto de piropos (de todo calibre) por su figura. Pero los halagos, en pocas horas, se volvieron burlas, memes e insultos.

Cuatro días después de volverse 'público', Palacios reflexiona sobre lo ocurrido. "Para mí sería bueno que siga (la divulgación de sus imágenes), porque no hay problema. Porque mientras no haga nada malo, no hay problema que sigan circulando las fotos. Mientras las críticas sean buenas a la ATM, no hay problema", confiesa este agente que profesa la religión mormona.

Pero esa apertura a ser blanco de comentarios no lo aleja del acoso propio de las redes sociales. "Cuando yo entré a la ATM y me empezaron a tomar fotos también me sentía acosado. Y a veces como hombre siento lo que una mujer sufre. Ya con el tiempo uno se acostumbra, ya tiene cómo sobrellevarlo", comenta ante la cámara que, por cierto, no es algo nuevo en su vida porque tuvo un paso por el modelaje en su adolescencia.

Lea mañana la nota completa de Julián Palacios en la edición impresa de EL TELÉGRAFO. (I)

ENLACE CORTO