Jueves, 22 Septiembre 2016 00:00 Sociedad

Guayaquil cuenta con nuevo espacio verde

En el área de viveros los visitantes sembrarán plantas autóctonas para reforestar el bosque y también recorrerán los senderos.
En el área de viveros los visitantes sembrarán plantas autóctonas para reforestar el bosque y también recorrerán los senderos. Foto: William Orellana / El Telégrafo

El Bosque Protector La Prosperina es una alternativa para desarrollar turismo educativo. Los estudiantes de las escuelas y los colegios de la Zona 8 podrán aprender prácticas ambientales.

Redaccion Sociedad

Senderismo, camping y avistamiento de aves son algunas de las actividades que se pueden desarrollar en el Bosque Protector La Prosperina, inaugurado ayer en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol).

El espacio concebido para el turismo educativo limita con Cerro Blanco y ocupa 560 hectáreas de las 711 del campus de la Espol.

En el último semestre los estudiantes y el departamento de Vinculación con la Comunidad trabajaron en la readecuación del espacio que no contaba con permanente mantenimiento.

Andrea Pino, responsable del proyecto de restauración, explica que el bosque protector es un área que fue cedida por el Ministerio del Ambiente a la universidad. “Era desierta y había chatarra. Pero nosotros trabajamos en la reutilización de materiales”.

Los arreglos se realizaron con $ 300 y la donación de empresas públicas y privadas.

Las personas pueden visitar el Centro de Interpretación en donde hay una galería sobre las especies de flora y fauna del bosque. También funciona un área de exposición de proyectos ecológicos y una sala audiovisual.

El recorrido continúa por viveros y huertos (elaborados con materiales reciclados).

Hólger Quiñónez, quien es uno de los estudiantes que participan como guías, cuenta que hasta el monumento de la tortuga, símbolo de la Espol, fue elaborado con caucho de llantas viejas. En el mismo espacio hay un lugar dedicado a fabricar  hojas recicladas.

En la zona se colocaron figuras de las especies que habitan en el bosque y los sonidos son recreados con un mecanismo electrónico.

Pino explica que, a partir del próximo mes, esperarán la visita de estudiantes y profesores de las escuelas de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón). “Será un área para fomentar la investigación. Queremos hacer un libro y una guía de avistamiento de aves y murciélagos”.

Pino adelantó que el campo se conectará con el área llamada el ‘Bosque de los Sueños’, en donde se siembran árboles frutales y autóctonos. La idea es que las personas puedan acudir a sembrar una especie. “Potenciaremos las áreas verdes. En la Espol existe un entorno educativo y turístico”.

Las personas que deseen visitar el bosque deberán llamar con anticipación a la Espol para que uno de los guías los acompañe. “Solos no pueden hacer el recorrido, porque hay animalitos en su hábitat natural y la intención no es alterar el entorno de ellos”.

El objetivo del proyecto es que más adelante se convierta en un circuito para practicar ciclismo, camping, sembrar, educarse y pasar una tarde agradable. (I)

ENLACE CORTO

Banner

¿Cómo se elige al presidente de EE.UU.?

Google Adsense