El cine, un antídoto’ contra el ‘síndrome de la bata blanca’

| 11 de Septiembre de 2017 - 00:00
Los pequeños pacientes del Hospital del Niño ‘Dr. Francisco de Icaza Bustamante’ vieron la película Cars.
FOTO: Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

El personal médico del nosocomio ‘Francisco de Icaza Bustamante’ implementa un novedoso proyecto para disminuir el estrés de los niños ingresados.

El aroma a canguil que envuelve. Risas y charlas infantiles en las butacas llenas. Las luces se apagan y se rompe el bullicio. Impera la expectativa y el silencio.

En la penumbra aparecen las figuras de un par de carritos con ojos vivarachos que hablan entre sí y se mueven. Es la película Cars que se proyecta y atrapa la mirada de la audiencia, compuesta por un centenar de niños, acompañados de algunos padres de familia.

La sala donde están no es la de un cine común. Es la del auditorio del Hospital del Niño ‘Dr. Francisco de Icaza Bustamante’, en Guayaquil, que el primer viernes de septiembre ofrece la cuarta función del año a sus pequeños pacientes.

La iniciativa es una propuesta  de la Unidad de Cuidados Paliativos del sanatorio, que promueve una mejor calidad de vida a sus pacientes. “Tratamos de que los niños se sientan más tranquilos. Trabajamos en la parte de dolor y en lo emocional del menor y de su madre”, explica la médica pediatra y responsable del área, Miriam Ruiz.

Ella cuenta que semanas previas al Día del Niño (1 de junio) surgió la necesidad de ayudar, de alguna manera, a los chicos mayores de dos años de edad para que se entretuvieran. “Cada área debía presentar una propuesta y nosotros ofrecimos la función de cine. Arreglamos todo. Trajimos una canguilera grande; mis compañeras y yo nos disfrazamos, con un gorro y todo”.

Los pequeños pacientes, sus padres y los directivos del hospital quedaron encantados con la propuesta y desde entonces la Unidad de Cuidados Paliativos organiza una función el primer viernes de cada mes.

Es la cuarta película que se proyecta en la sala, pero la segunda  que observa Jean Pierre, de 10 años, que ingresó nuevamente en este sanatorio, aquejado por un osteosarcoma (cáncer óseo) por el que sufrió la amputación de su pierna izquierda, el pasado 21 de junio.

Él llega 15 minutos después de iniciada la función junto con su madre, Betsy, quien lo lleva en la silla de ruedas desde la cual pende un suero que se conecta al brazo izquierdo del niño.

Ella afirma que la función de cine es como una terapia para su hijo que este año dejó de estudiar para empezar un tratamiento de quimioterapia. “Se pone contento cuando viene a ver las películas”.

La enfermedad se visibilizó en enero pasado con una inflamación en su extremidad, ocasionada tras un golpe inintencional en la escuela.

Desde entonces Betsy va y viene de su vivienda, en Bastión Popular, en el noroeste de la urbe. Cuenta que dejó su trabajo para dedicarse por entero al niño, las necesidades económicas la agobian. Por eso requiere con urgencia el bono de desarrollo humano y el carné de discapacidad para su hijo.

Sin querer adentrarse más en su drama, la mujer vuelve a la sala para estar pendiente del pequeño.

Allí también está Dayana Crespín, de 6 años. Sus ojos se bambolean al ritmo de las figuras animadas y sonríe con los diálogos de los personajes. Es como si se introdujera en ese mundo de fantasía.

A escasos metros la observa su madre, Alexandra, quien cuenta que la niña tiene nefritis (inflamación de los riñones).

Ellas viven en Santo Domingo, un poblado ubicado cerca de Puná (parroquia rural de Guayas). Están en el hospital desde el pasado 22 de agosto.

“Mi hija se hinchó. Tuvo dificultad para respirar. Le dio fiebre, vómito, dolor de cabeza y estómago. Ahora está mejor. Juega, brinca, salta y en los próximos días le darán el alta”, comenta Alexandra. Agrega que la niña se puso muy feliz cuando supo que vería la película.

La pediatra señala que la proyección de películas infantiles ayuda a los niños y a sus madres -que los cuidan- a disminuir la ansiedad que les causa estar en un hospital.

“El adulto maneja mejor el asunto, pero al niño se le hace más difícil reducir esa sensación de querer irse y ese estrés que surge cuando ve al médico, lo que se conoce como el ‘síndrome de la bata blanca’ (por el mandil que visten los galenos)”, indica.

Ruiz señala que la idea es tratar de que la estadía en el hospital sea un poquito más agradable y por eso se proyecta la función todos los viernes con 100 niños invitados.

Es un proceso que empieza con la entrega de las entradas a los pequeños pacientes hospitalizados en las diferentes áreas, quienes solo podrán asistir con autorización de los médicos y acompañados de uno de sus padres.

“Hablamos con el médico de la sala para que permita ir a los chicos que están en condiciones. Por ejemplo, no pueden ir niños con heridas abiertas o con las defensas bajas, debido al riesgo que implica”, dice.

En la sala hay chicos con rostros de alegría que siguen mirando fijamente la película, mientras comen canguil bajo en sal preparado en el hospital y beben jugo de durazno. Es como si estuvieran en una dimensión desconocida, donde no existen enfermedades, ni dolor.

Dos horas después el proyector se apaga. Las luces vuelven a encenderse. Algunos pequeños corren, saltan, ríen, juegan e intercambian comentarios. La función ha terminado.

Datos

La función de cine se realiza en la sala del auditorio del Hospital del Niño ‘Dr. Francisco de Icaza Bustamante’ el primer viernes de cada mes.

A la proyección solo pueden asistir niños invitados que tienen autorización médica. Por lo general acuden los de medicina 2 y 3, nefrología, traumatología, oncología y neumología.

En la sala hay personal administrativo y profesionales de la salud para atender alguna emergencia. Los chicos acuden caminando o en silla de ruedas, según el caso. Van acompañados de un familiar.

A partir de la quinta función (primer viernes de octubre) se proyectarán películas con mensajes educativos. Previamente se realizará una introducción para que los chicos hagan conciencia del mensaje. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: