Lunes, 18 Septiembre 2017 00:00 Sociedad

Los cambios de temperatura contribuyen al desarrollo de los virus

Defensas bajas y cambio de clima propician gripes

Al centro de Salud de Puerto Hondo, en el distrito 9, han llegado varios pacientes con cuadros gripales.
Al centro de Salud de Puerto Hondo, en el distrito 9, han llegado varios pacientes con cuadros gripales. Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

Los médicos aconsejan mantener una alimentación sana, hacer ejercicios y manejar el nivel de estrés.

Redacción Sociedad

Isabel tiene 49 años y es hipertensa desde hace 3. Sin embargo, mantiene regulada su presión arterial con un medicamento que toma todas las mañanas. Su salud es estable y transcurre, sin mayores novedades, mientras labora como profesora en un colegio nocturno del norte de Guayaquil y atiende a sus dos hijos adolescentes en su vivienda situada en el sur de la urbe.

Hace menos de un mes tuvo un inconveniente laboral, seguido de otro de carácter familiar-económico. La presión a la que estuvo sometida redujo sus defensas y aquello, sumado a los cambios de temperatura (22° a 31°C) en esta época del año, la hicieron vulnerable a la gripe o influenza.

Cuenta que el virus lo adquirió en su ambiente de trabajo, donde otros dos compañeros estaban enfermos. Enseguida le dio fiebre, dolor de cabeza y garganta, tos, congestión nasal y un decaimiento general que la mantuvo con descanso médico de 2 días y casi una semana con la molestia de la enfermedad.

La médica Catalina Andramuño explica que las variaciones del clima (frío y calor) propician el crecimiento de bacterias y virus como el de la influenza, que es más frecuente en esta época del año.

Por ello destaca la importancia de prevenir mediante el consumo de una adecuada alimentación con frutas que contengan vitamina C (naranja, kiwi) o los suplementos que se expenden en el mercado, además de realizar por lo menos 30 minutos de caminata diaria.

Henry Farfán, médico ocupacional, también afirma que cuando las temperaturas disminuyen y se van combinando con la polución en las grandes ciudades se generan los virus. “Al bajar la temperatura el cuerpo se enfría y si la persona tiene las defensas disminuidas, adquiere la influenza”.

Aclara que el clima no es un detonante en la enfermedad, pero sí determina un ambiente más susceptible para el desarrollo del virus.

Señala que las gripes son más frecuentes en temporada fría (de agosto a octubre) porque las temperaturas descienden. “De 10 empleados que buscan atención en los dispensarios médicos, un promedio de 6 a 7 llegan con síntomas gripales en esta época”, advierte.

De allí la necesidad de conceder el reposo médico para el restablecimiento del empleado y evitar la propagación del virus al resto del personal. El tiempo será de 1 a 3 días dependiendo del caso.

Andramuño, directora del Distrito 9 de Salud, considera que deberían ser 3 días para la completa recuperación. “El médico debe emitir un descanso laboral de 3 días. En el caso de los niños no enviarlos a la escuela para que no se expanda el proceso más infeccioso”.

La influenza o gripe es una enfermedad endémica con alta capacidad de transmisión, en algunos casos capaz de causar la muerte. En 2016, 80 personas perdieron la vida en el país debido a la afección, según el Ministerio de Salud Pública (MSP).

Existen dos tipos: la estacional y la A (H1N1) que se presenta con sintomatologías más fuertes y para la cual no hay vacuna. Suele confundírsela con el resfriado o catarro común, debido a la similitud de los síntomas y del tratamiento que se aplica al enfermo.

Para evitar  la propagación del virus, Andramuño recomienda al enfermo cubrirse la boca con un pañuelo, cuando tiene flema escupir en una funda y no a la intemperie. Farfán agrega el uso constante de alcohol en las manos.

En tanto que para prevenir, el médico aconseja para los adultos la aplicación de ampollas de vitamina C (máximo 4 al año), para los niños suplementos orales, tomar baños de sol con moderación y en horas de la mañana (antes de las 10:00), mantener un buen manejo del estrés.

Los especialistas recomiendan al paciente acudir al médico para que lo valore y con base en eso le prescriba la medicación adecuada. Esto evitará complicaciones que puedan originar la afección. Por ejemplo, si un paciente tiene tos por más de 2 semanas debe acudir al centro de salud para que le realicen una baciloscopia, sugiere Andramuño. (I)

DATOS

331 casos de influenza fueron confirmados por laboratorio hasta la semana 31 de este año. De ellos, el 61.93% (205) corresponde a la de tipo A (H3N2).

El 35.04% (116) es de influenza tipo B, 1.81% (6) Influenza A(H1N1) pdm09 y 1.20% (4) Influenza A no subtipificable, según el último informe publicado por el Ministerio de Salud Pública (MSP).

Al inicio de la actividad de los virus de la influenza, se estima una afectación del 20 a 40% de la población, la cual presentará una amplia variedad de manifestaciones clínicas vinculadas con la enfermedad.

Hasta un 90% de los afectados presentan síntomas leves o son asintomáticos y no requieren hospitalización, un 10% presentará infección respiratoria aguda grave y requerirá hospitalización. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO