Viernes, 18 Noviembre 2016 00:00 Sociedad

Cometas volaron en honor a las víctimas del 16-A

Miles de estudiantes de colegios de Manta, Montecristi y Jaramijó fueron parte del evento, que se realizó ayer en la playa El Murciélago.
Miles de estudiantes de colegios de Manta, Montecristi y Jaramijó fueron parte del evento, que se realizó ayer en la playa El Murciélago. Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

El evento se realizó en Manta y contó con la presencia de miles de personas.

Redacción Manabí

La adolescente María Velásquez llegó ayer a la playa El Murciélago, de Manta, con un recuerdo que tiene muy presente. Mientras miraba el firmamento, que comenzaba a teñirse de colores en el festival de cometas denominado ‘Que vuele la esperanza’, tomó su papalote y mencionó que no hacía volar uno desde los 8 años.

“Me parece escuchar las enseñanzas de mi padre, Nelson Velásquez, de cómo poder elevarla”. La última vez que alzó la cometa junto con él fue hace 7 años, poco antes de que su progenitor falleciera.  

Al balneario también arribó Marcel Pisco, de Montecristi, junto con sus familiares. Quería estar en el lugar y elevar la cometa en señal de gratitud por la solidaridad mostrada hacia la zona afectada por el terremoto del 16 de abril. Además, con el evento se rindió homenaje a las 671 víctimas del siniestro.

A su lado estaba su tío, Joffre Villamar, oriundo de Paján, quien elaboró la cometa. La hizo de papel manteca, reforzada, tal como lo hacía cuando era niño.

Desde muy temprano comenzaron a arribar las personas, entre estudiantes, docentes y ciudadanía de todos los sectores de Manta y cantones aledaños. Fue una oportunidad que también aprovecharon los comerciantes, como Francisco Gómez y Yopsibel Velásquez, quienes vendieron el producto que llevaron hacia el balneario.

Leopoldo Mero y su esposa, Leticia Burgos, aprovecharon que el día estaba nublado para, con dos de sus nietos, ir a ver el espectáculo. Llegaron también con cometas. “Hoy me siento como si fuera un niño”, expresó Leopoldo.

Entre miles de personas estuvo la joven madre Mariela Bailón. Arribó también con sus allegados. Salió contenta de ver las cometas en el aire, pero triste de que no se haya concretado la meta de romper el récord Guinness (se esperaba elevar 15.000 papalotes). “Había mucha expectativa, es una pena porque estábamos emocionados todos”.

Natalia Ramírez, representante de la organización Guinness, destacó la masiva participación de la ciudadanía.

“Se ha notado la voluntad en cada persona que ha venido, con o sin cometa, pero infelizmente el intento de récord de hoy del mayor número de cometas elevadas simultáneamente no ha podido ser concretado, debido a que no han cumplido algunas reglas que se especifican para lograrlo”.

Agradeció la presencia, colaboración y unión de la comunidad. “Esto demuestra la esperanza que tienen en el progreso y avance de esta ciudad. El objetivo de este evento era de agradecer el apoyo después del terremoto ocurrido en esta zona y así se ha visto con la presencia de la ciudadanía”.

Brenda Terán, directora municipal de Turismo, explicó que, pese a que no se cumplió la meta, el festival no deja de ser una actividad hermosa, llena de colores que adornaron el cielo. “Fue satisfactorio, porque hemos visto la presencia de tantos alumnos y tanto compromiso por parte de la ciudadanía; eso, como GAD, nos llena de complacencia, de ver cuánta gente  compartió este evento”.

Terán destacó que trabajar con jóvenes es un tema muy delicado. “Son muy inquietos, es una edad donde todo mundo quiere descubrir y experimentar. El mayor error que se cometió por parte de instituciones educativas fue no mantener al estudiantado dentro del área que les correspondía participar”. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Banner

¿Cómo se elige al presidente de EE.UU.?

Google Adsense