Armada vigila Galápagos por mar y aire

| 22 de Agosto de 2017 - 00:00

La Convemar faculta al país a determinar la captura de recursos.

El 15 de julio de 2012 Ecuador se adhirió a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar) y se sumó a otras 150 naciones.

Este tratado fue aprobado el 30 de abril de 1982, en Nueva York, con 130 votos a favor, 17 abstenciones y 4 en contra. Pero entró en vigencia 14 años después.

Para Carlos Estarellas, exsubsecretario de Relaciones Exteriores y profesor de derecho internacional de la Universidad Católica de Guayaquil, el país -al suscribirse- volvió a tener 12 millas de mar territorial y 188 millas de mar patrimonial, o lo que se conoce como zona económica exclusiva.

Ecuador pasó (en 1966) a tener, con la firma de la Declaración de Santiago con Chile y Perú, de 12 millas de mar territorial a 200 millas.

Con la Convemar -añadió- el país tiene en la zona económica exclusiva algunas facultades: determinar el volumen  de captura de recursos vivos para evitar que la pesca ilimitada amenace la conservación de las especies; controlar la aplicación  de normas y reglamentos de protección de sus recursos; y la visita, registro, inspección, detección y juzgamiento de naves infractoras.

“Ha existido falta de prevención por parte de la Armada  Nacional y del Ministerio de Relaciones Exteriores. Esta última debió explicar la Convención. Debemos protestar ante el Gobierno chino y la Convemar”.

La semana pasada la cartera de Estado convocó al Embajador de la República Popular China en Ecuador  para presentarle una protesta formal por la presencia de una flota de barcos pesqueros de bandera china cerca de la zona económica exclusiva del Ecuador.

El viceministro Rolando Suárez recordó las obligaciones de China, de acuerdo con la Convemar, de cooperar con el propósito de asegurar la conservación y promover la óptima utilización de las especies altamente migratorias, dentro y fuera de la zona económica exclusiva.

El ecólogo y conservacionista Miguel Trujillo considera que las especies no conocen de fronteras. “Muchos creen que los recursos naturales son infinitos y no es así. Incluso la pesca blanca corre el riesgo de terminarse si los navíos siguen sacando grandes cantidades de especies para el consumo humano. 

De acuerdo con el doctor en leyes Leonidas Villagrán “estamos frente a la potencial violación de los derechos marítimo y ambiental”.

Él aseguró que con la Convemar a Ecuador le fue reconocido el derecho a las 200 millas que otros países discutían o negaban.

“Al romperse esta norma los infractores se someten a la Ley Orgánica de Régimen Especial de Galápagos que establece sanciones de 16 a 30 remuneraciones básicas y decomiso de las herramienta y la embarcación”.

Al cierre de esta edición, a las 17:00, la Armada Nacional manifestó que realiza controles con programas especiales, sistemas satelitales, dos aviones caza, un super king, un helicóptero, dos lanchas guardacostas y dos embarcaciones adicionales. (I)