32.367 extranjeros estudian en escuelas y colegios de Ecuador

- 30 de septiembre de 2017 - 00:00
De izquierda a derecha: Stephanie Perdomo (venezolana), María Robalino (colombiana) y Bárbara Plaza (venezolana) disfrutando del recreo.
foto: MAria

Los alumnos de otros continentes representan el 38% de la matrícula, pero los colombianos son mayoría.

El estridente timbre anuncia la hora del recreo en la Unidad Educativa Andino (UEA) de Quito. El silencio de los pasillos es interrumpido por los 350 estudiantes de secundaria que salen de sus aulas para dirigirse al bar y o los patios, para practicar algún deporte o dar un paseo.

Los cubanos Félix Rodríguez, Helen Arencibia y José Silva, del segundo año de bachillerato, van directo al primer punto. Ellos tienen una misión: comprar una porción de arroz relleno o colorado, que se expende en $ 0,50.

José Miguel asegura que nunca había probado ese plato. Desde que llegó de Holguín, su ciudad natal, dicho preparado y las frutas son sus comidas preferidas.

“En Cuba no hay manzanas ni uvas todo el año; aquí sí”, expresa el adolescente, quien, al igual que sus compatriotas, aspira a ser médico.

Los padres de los 3 chicos (papá y mamá) llegaron al país hace 2 años para unirse al sistema público de salud como especialistas.

Helen porta un collar con los colores de la bandera de su país. Su hermano menor también estudia en la institución. Está en séptimo de básica y asegura que su familia no están de paso por este país. “Aquí los médicos son bien remunerados. Ecuador nos ha acogido, nos sentimos a gusto, y ahora este es nuestro hogar”, dice el menor.

 Junto a Helen está el quiteño Julián Salcedo. Para él, la convivencia con chicos de otros países les ayuda a conocer más sobre su cultura y tradiciones. La mayor ventaja de ser compañero de Helen -dice Julián- es que aprendió a bailar son cubano.

En la UEA estudian 720 niños y adolescentes: en la primaria hay 36 extranjeros y en la secundaria 70, precisa Rosario Medina, rectora de la institución.

Según el Ministerio de Educación (MinEduc), 32.367 foráneos estaban registrados en el sistema nacional durante el periodo 2016-2017.

De ellos, 16.943 eran parte de un centro fiscal; 2.622, en instituciones fiscomisionales, 233, en municipales y 12.569 en particulares. En 2010 la totalidad de extranjeros era de 23.226; y en 2014, 33.337.

La cartera de Educación informó que los alumnos colombianos ocupan el 36% de la matrícula fiscal, mientras que los chicos que vienen de toda Latinoamérica representan el 47% (en el sistema privado).

En ese porcentaje están las venezolanas Stephanie Perdomo, Bárbara Plaza, Karla Jaspe y Camila Ávila, las 4 cursan el décimo año de Educación General Básica (EGB). Por la situación política y económica que actualmente vive su país, la familia de la última decidió  migrar a Ecuador hace 3 años.

María Luisa Stanchieri, mamá de Camila, recuerda que el proceso migratorio lo prepararon con anticipación (un año y medio). A través de internet empezaron a conocer Quito y a buscar alternativas de trabajo, vivienda y centros de estudios para sus 3 hijos.

Escogieron la UEA porque ahí la formación es bilingüe. Por paralelo,  los chicos reciben 3 asignaturas completamente en inglés.

Esta metodología les causó un poco de trabas, confiesa Bárbara Plaza. La razón: en su colegio, en Venezuela, no se daba tanta importancia al idioma extranjero. Otra de las complicaciones académicas fue matemáticas, pero con la práctica se solucionó, dice la adolescente.

Las chicas pasean por el patio de la institución; lo hacen tomadas del brazo y esquivando las pelotas de básquet y fútbol que no paran de rodar y rebotar a su alrededor.

A las 12:40, el recreo finaliza, la baja temperatura que se registra en Quito hace que los alumnos vistan sus sacos y algunas bufandas. Mientras todo el estudiantado sube a sus aulas, uno de ellos exclama: “¡achachay!”.

La colombiana María Cristina Robalino, compañera de Camila desde este año lectivo, no entiende la expresión. Esta se acerca a su oído y le dice: “así dicen aquí cuando hace mucho frío”. Ambas ríen y se pierden entre los demás estudiantes.

En cuestión de segundos, el silencio vuelve a los pasillos y patios.

Menores de otros continentes

Datos del MinEduc señalan que los estudiantes de otros continentes representan el 38% de la capacidad del sistema público. En los centros particulares son el 40%, mientras que en los municipales, el 52%.    

En el Andino hay 4 alumnos chinos. Uno de ellos es Wang Hontao. Él y sus compatriotas reciben formación en inglés. Manuela Sandoval, profesora de Wang, cuenta que, a pesar de que el español de su alumno no es bueno, siempre logra comunicarse con sus compañeros.

En el aula, Wang es uno de los mejores en matemáticas. Su amigo, el argentino Manuel Cristóbal, es parte de la selección de baloncesto, y la italiana Shirley Prado se destaca en literatura.

La rectora recuerda que la semana pasada se realizó, en la primaria, una ‘pamba mesa’ (tradición andina que consiste en servir y compartir comida durante una fiesta).

Los alumnos de otros países llevaron platos de sus nacionalidades. Para ellos fue la primera vez que probaron chochos con tostado; mientras que los nacionales conocieron las arepas, los dim sun (rollos chinos) y los cannoli (postre italiano). (I )  

Datos

De acuerdo con la Ley de Educación Intercultural -vigente-, los estudiantes de otros países pueden formar parte del sistema nacional de enseñanza.       

Entre los requisitos para ingresar a una institución ecuatoriana está realizar el proceso de inscripción en los distritos educativos y presentar la cédula del representante.   

Para los alumnos que no cuentan con la documentación del centro de su país de origen, se tomará un examen de nivelación con el fin de ubicar al niño o adolescente en el año escolar que corresponde.

Los chicos extranjeros que se integran después del inicio de año lectivo pasan por un lapso de adaptación. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: