Punto de vista

"Una obligación que recae sobre las mujeres"

- 22 de Enero de 2017 - 00:00

El llamado instinto maternal, al igual que una serie de roles que la sociedad asigna a las mujeres por su condición biológica de maternidad, es un elemento propio de una construcción social y cultural.

Además, es el resultado de procesos de aculturación que se transmiten de generación en generación y que terminan asumiéndose como una verdad absoluta. Hay casos de mujeres que, por su situación laboral o por una situación conflictiva de los afectos, dejan a sus hijos en manos de los padres o de la familia materna. Entonces, ¿dónde está el instinto del que tanto hablan las sociedades patriarcales?

Hay sin duda un fuerte componente cultural que hace que el instinto materno aparezca como una verdad absoluta o como una obligación impuesta que recae sobre la mujer, porque si esta no tiene la capacidad de proteger o de cuidar a los hijos, es prácticamente condenada por la sociedad. Hoy en día, se mantiene en distintos ámbitos la idea de que la predisposición a ser madre está condicionada por la influencia de factores culturales e ideológicos transmitidos, a través de la educación y la propia familia.

Por otro lado, la madre es el paradigma de la mujer; ser madre es ser mujer”. Esta visión tradicional de la maternidad, de alguna manera, ha impedido tomar decisiones a la mujer. Así, lo femenino se ha definido siempre en torno a la maternidad y al instinto maternal y se ha estigmatizado a aquellas mujeres que no han cumplido con su rol de madre.

Además, hay que indicar que, según el mito patriarcal de la maternidad, una mujer tiene que tener hijos para poder desarrollar todo su potencial y llegar a ser una mujer de verdad, lo cual es desacertado. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: