Sábado, 24 Septiembre 2016 00:00 Punto de vista

La trinchera de vito

¿Título, sin finales?

Vito Muñoz

Acostumbrado a ver dar vueltas olímpicas en las últimas tres temporadas, en este 2016 Barcelona se sublevó y está encaminado a la consecución de un nuevo título. Récords, victorias y un estilo de juego que da de qué hablar; este es el Barcelona de Guillermo Almada.

El gran presente del ‘torero’ se reforzó con el triunfo 2-0 sobre Liga de Quito, la noche del miércoles. Un equipo organizado, constante, profundo y contundente; esas son algunas de las características de este equipo del ‘Pep uruguayo’.

Tiene la mejor defensa y el mejor ataque. Su principal virtud es hacer de su estadio un fortín. Registra 95,5% de efectividad como local, ganando 43 puntos de 45 posibles. Este Barcelona, al momento en los 30 primeros partidos, ha superado en marcación de goles y efectividad al Barcelona, de 1995, con 75% de puntuación.

Lejos del ilusionismo desde lo numérico, despojado del vedetismo del líder, lo primero que destaca en este Barcelona es la convicción de las  ideas de su entrenador. Barcelona  juega bien de verdad. Es cierto que hablamos de tan solo 3/4 de la temporada y que aún falta el tramo más importante (segunda vuelta de la segunda etapa), pero este equipo parece no tener frenos y deberá confirmarlo con un título. No parece descabellado. Almada supo construir sobre lo hecho y así, aunque poco común, todo resulta más fácil.

La llegada del técnico uruguayo al ‘Ídolo’ del Ecuador, con una filosofía de juego distinta a lo practicado en los últimos años (presión alta, buen manejo de balón y fútbol ofensivo con rapidez), logró lentamente la captación de los futbolistas. La presencia de un nuevo referente como Damián Díaz era necesaria para refrescar el grupo y dotarlo de nuevos incentivos en cuanto al juego para transformar un perfil futbolístico con el que los jugadores ya se sienten cómodos.

Hablar de quién puede hacerle calor a este Barcelona es inmiscuirse en un terreno lleno de incertidumbre. El Mushuc Runa, segundo mejor ubicado en la segunda etapa, es quien sorpresivamente se metió en la pelea grande. El equipo de don Luis Chango es el más ilusionado con lograr ganar el segundo semestre y así impedir que los ‘canarios’ sean campeones directos. Su actitud inquebrantable los mantiene detrás de la cima. Liga de Quito y Emelec, los otros dos grandes, afianzan sus esperanzas en el empuje que su historia les den. El ‘albo’ de Aguinaga deberá reinventarse después de la derrota en el Monumental, y el ‘Bombillo’ resarcirse luego de la goleada a River a la espera de ese clásico pendiente.  

Barcelona tiene el juego y el convencimiento como para rubricar la gran faena hecha a lo largo de este año. Le ganó a todos. Es regular, vistoso, sólido y contundente, dejando la sensación de que probablemente lo mejor esté por venir. Demasiados argumentos como para no terminar dando la vuelta olímpica. Pasaron cuatro años. Es tiempo de escribir nuevas historias, y con letras de oro. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense