Punto de vista

Recursos de acceso libre para mejorar la movilidad

- 01 de Septiembre de 2017 - 00:00

Paul León Cadena, ingeniero Geógrafo y del Medio Ambiente, Analista Técnico del Instituto Nacional de Eficiencia Energética y Energías Renovables (INER)

El acceso a internet se ha masificado en los últimos años y esta dinámica ha permitido la propagación de información a pasos agigantados en pequeños períodos de tiempo. Antes de la masificación del uso de internet, la información específica requerida se obtenía de forma física, la cual quedaba generalmente restringida a grupos pequeños de usuarios.

Una de las ventajas en el uso de internet es la creación de varios sitios web respaldados por comunidades generadoras de información de temas específicos, donde se pueden encontrar recursos de acceso libre como herramientas informáticas, repositorios y bases de datos con información de calidad.

El contenido de acceso libre no posee restricciones legales significativas en relación con el derecho de uso, redistribución y creación de versiones modificadas o derivadas por parte de terceros como los sistemas operativos GNU/Linux, que últimamente han adquirido mayor protagonismo.

El levantamiento de información y desarrollo de herramientas para su manipulación puede resultar costoso, tanto en términos económicos como de tiempo y otros recursos, por lo cual el contenido de acceso libre representa una opción atractiva para la obtención y generación de conocimiento. Además, el uso intensivo de dispositivos móviles equipados con una variedad de sensores aporta a la recolección de información, convirtiendo a los usuarios en generadores de datos. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que estas fuentes no garantizan la calidad de la información, obligando a buscar métodos para establecer su confiabilidad y en los casos que se requiera, realizar las mejoras correspondientes.

En el sector transporte, para poder generar y ejecutar proyectos enfocados a optimizar y mejorar el servicio, es necesario disponer de datos de infraestructura, logística, parque automotor, empresas prestadoras de servicios, usuarios, características de vehículos, matrices origen-destino, entre otros; pero, esta información por sí sola no presenta ningún valor sin las herramientas que permitan procesar e interpretar los resultados, por lo que se debe buscar una complementariedad entre ambos elementos.

Para citar un ejemplo específico, se puede mencionar que, uno de los parámetros esenciales cuando se desea optimizar recorridos vehiculares es la información de las vías. Fuentes muy conocidas de este tipo de información son Google Maps y OpenStreetMaps, su ventaja principal es que al ser servicios dinámicos se actualizan constantemente y además, incorporan atributos que actúan a modo de restricción en la estructuración de rutas, como  prohibiciones de giro, jerarquización de vías o información de tráfico histórico o en vivo. Con estos detalles las rutas ideales se acercan más a las posibilidades que la realidad permite, mejorando la estimación de distancias recorridas y el consecuente gasto energético de un vehículo.

Así mismo, es importante destacar que muchas de las herramientas para modelamiento y simulación de transporte son aplicaciones por las cuales se debe desembolsar una gran cantidad de dinero, no obstante, existen aplicaciones de acceso libre como, R, OpenCV, Sumo y Tranus que permiten obtener y procesar datos para evaluar escenarios del sector transporte.

Como se puede evidenciar, los contenidos de acceso libre permiten enriquecer la información recopilada y generada para mejorar el servicio a partir del conocimiento de consumos energéticos vehiculares. Esto puede facilitar a los tomadores de decisión y a las empresas, la generación de recursos o aplicaciones orientadas a mejorar las condiciones de movilidad. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: