Jueves, 13 Octubre 2016 00:00 Punto de vista

Punto de vista

Los Valencia fueron la clave de la recuperación

Elías Vinueza Rojas

Que un equipo mejore su funcionamiento no es tan práctico como sacar a los que están y poner a los que no están, fórmula siempre exigida al entrenador para que los resultados se vuelvan favorables. Durante y después de la mala racha de la Selección Ecuatoriana de Fútbol entre la quinta y la octava fecha de las eliminatorias sudamericanas, las críticas hacia el DT de la Tricolor se centraron en reclamar la salida de algunas figuras del equipo y que se les diera espacio a otros, jóvenes y destacados en el fútbol local. Gustavo Quinteros se mantuvo firme y convencido de que los jugadores que convocaba y alineaba eran los idóneos para seguir afrontando el torneo por ser, desde su óptica, superiores al resto, porque con ellos logró el puntaje perfecto en las cuatro primeras jornadas, por ser parte del proceso desde antes de que él se hiciera cargo del combinado y porque quienes no están o son suplentes tienen menos méritos, por ahora, que los estelares. Por ello el cuerpo técnico esperó con paciencia, en un principio, y desesperación, tras la derrota con Perú, que las figuras levantaran su rendimiento para que la ‘Tri’ mostrara una versión similar o mejor que la del arranque sorprendente en el campeonato, incluso  Quinteros señaló en esa época que el momento deportivo de los titulares era clave para sostener el funcionamiento brillante. Y debieron pasar 9 fechas para que jugadores como Antonio y Énner Valencia volvieran a liderar con habilidad y talento el cuadro nacional, sacando provecho de un conjunto chileno desconocido, que disminuido por la altura dio espacios y facilidades para que los atacantes que juegan en Inglaterra hicieran daño en cada arremetida, aunque solo tres terminaran en gol. El análisis más común -superficial, facilista y basado en el resultado- fue que los cambios que Quinteros se vio obligado a realizar, por suspensiones o lesiones, fueron las razones del triunfo. Y el entrenador, claro, no se salvó de la crítica. Hubo pocos elogios para el esquema, el estilo, el funcionamiento o la recuperación de Paredes, Noboa y los Valencia y muchos para las variantes, que no hay que negar respondieron bien y confirmaron por qué son convocadas. Es verdad que Dreer atraviesa un mejor momento que Domínguez, y que ya se adueñó del arco con sus actuaciones ante  Chile y Bolivia, mas en comparación con los demás jugadores que encontraron un espacio como titulares, tiene una gran experiencia -casi 35 años de edad- y una larga trayectoria en Argentina y Ecuador, donde acumula tres títulos consecutivos con Emelec. El ‘Cunti’, Orejuela y Ramírez son diamantes en bruto y seguirán en el grupo, pero no es solo cuestión de que entren ellos, u otros más, y salgan Achilier, Quiñónez (o Gruezo) y Walter para que Ecuador gane. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense