Martes, 20 Septiembre 2016 00:00 Punto de vista

Punto de vista

La paz mundial: el lobo en medio de los corderos

Patricio Benalcázar Alarcón, especialista en Derechos Humanos

La Organización de Naciones Unidas, a través de la Resolución 55/282 del año 2001, declaró al 21 de septiembre como el Día Internacional de la Paz,  para conmemorar el cese del fuego y la no violencia a nivel mundial, a fin de que todas las naciones y pueblos se sientan motivados para terminar  con las hostilidades.

Sin embargo, después de aquel momento, la paz del mundo sigue siendo una utopía. Hoy mismo, en más de 16 lugares en Europa, Asia, África y América persiste la guerra. En nuestra mente están presentes Ucrania, Gaza, Irak, Siria, Yemen, Afganistán, Pakistán, República Centroafricana, Sudán del Sur, Mali, Somalia, República Democrática del Congo, Nigeria, México, Colombia; sin sumar a estos los lugares en donde prospera la violencia urbana producto del comercio de armas de fuego.

Un breve recorrido por los escenarios en conflicto permite afirmar cuán involucrados están los intereses por el petróleo, diamantes, oro, recursos naturales, el comercio de armas, la trata de personas, la explotación de niños, mujeres y hombres; la intolerancia y el sometimiento étnico y religioso. Confrontaciones que han dejado más de 2000.000 muertos incluyendo civiles, miles de desplazados y refugiados, víctimas de crímenes de guerra, violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Para Amnistía Internacional, el comercio de armas es un negocio en auge, donde concurren intereses estratégicos, políticos, industriales y socio – laborales; el volumen del negocio se evalúa en 100.000 millones de dólares en los últimos 10 años. Irónicamente, la mayor parte de este comercio -alrededor del 70%- procede de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido; a ellos se suman Alemania, España e Italia. De las 100 empresas más importantes dedicadas a la industria bélica, 47 son de Estados Unidos.

La comunidad internacional, las organizaciones humanitarias y de derechos humanos a nivel global, desde hace más de veinte años, se han preocupado por los millones de personas que viven las consecuencias del comercio de armas y de la guerra; del uso de millones de dólares para la muerte y no para el desarrollo; lo cual permitió que la Asamblea General de Naciones Unidas en abril del 2013 adoptara el Tratado sobre el Comercio de Armas, el mismo que entró en vigencia en diciembre de 2014, para aquellos países que lo han ratificado.

Este Tratado constituye un mecanismo dirigido a regular el comercio internacional de armas convencionales, prevenir y eliminar el tráfico ilícito de armamento y con ello contribuir con la paz y reducir el sufrimiento humano. En Ecuador su ratificación  se encuentra pendiente y es una oportunidad para desarrollar legislación que regule el comercio de estos artefactos y se sume a la utopía de la paz, la erradicación de las armas para la guerra y el ejercicio democrático de la no violencia activa. (O).

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Google Adsense

Google Adsense