Jueves, 17 Noviembre 2016 00:00 Punto de vista

Punto de vista

La misión del presbítero venezolano Dr. Antonio José de Sucre en suelo nacional

Pedro Reino Garcés, historiador/cronista oficial de Ambato

En la Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit, en  Quito, me enfrento a los textos publicados en el Diario Oficial. Me inquieta uno de ellos del 8 de febrero de 1895 en el # 343. Se publica una carta “Autógrafa del Exmo. Señor Presidente de los Estados Unidos de Venezuela por la cual se sirve elevar al carácter de Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario cerca del Ecuador al presbítero Sr.  Dr. D. Antonio José de Sucre”. Don Joaquín Crespo es el presidente de los Estados Unidos de Venezuela.

La carta dirigida a su homólogo el Dr. Luis Cordero, dice “Grande y Buen Amigo.- En el deseo de que las relaciones políticas cultivadas por Venezuela y el Ecuador sean cada vez más estrechas, he resuelto acreditar y designar con el carácter de Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario al presbítero Dr. Antonio José de Sucre. Las prendas de que es poseedor el elegido por mí para tan elevado cargo, y aún el nombre que lleva, uno de los más ilustres en la historia americana, y que él sabe guardar intacto con el prestigio de sus luces; el amor que profesa a esa República, cuyo recuerdo él reverencia por razones naturales de patria y de familia; todo hace presumir que el presbítero Dr. Antonio José de Sucre sabrá corresponder del modo más fiel a la confianza que en él depositó, y granjear ahí la general estimación… ”.

La circunstancia está ligada a la celebración centenaria del nacimiento en Cumaná del Mariscal, el 3 de febrero de 1795 (asesinado en Berruecos-Colombia, cuando tenía 35 años, el 4 de junio de 1830). El presidente de Venezuela explica que “una vez que esa República se dispone, a la par que otras de América, a rendir noble homenaje a la memoria del  vencedor en Pichincha…”. Esta carta que tiene la fecha señalada arriba está fechada en el “Palacio Federal del Capitolio, en Caracas, a los 18 días del mes de diciembre del Año del Señor de 1894”.

La contestación del Dr. Luis Cordero tiene fecha 2 de febrero de 1895, hace alusión entre otros elogios de que echa mano la diplomacia, a “las notorias cualidades de tan distinguido personaje, en quien brilla con nuevo lustre el glorioso nombre del egregio general cumanés…”. Cordero también destaca que el presbítero Sucre llega “con envidiable herencia, conservada al amparo de sólidas virtudes de cristiano sacerdote y de patriota ejemplar”. Entre otros aspectos destacables de la carta se refiere a Venezuela como “la legendaria Madre de Héroes”.

La comunicación del 29 de enero con la que el ministro de Instrucción Pública, Roberto Espinosa, pide al arzobispo de la Arquidiócesis Pedro Rafael, para participar en las “solemnidades religiosas que se efectuarán el día 3 de febrero próximo”. Ahí se advierte que “no solo las cinco naciones creadas por el genio de Bolívar, sino casi todas las de Americano Continente, se han aprestado a celebrar con inusitada pompa el centenario del Gran Mariscal de Ayacucho,… (O)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense