Miércoles, 09 Noviembre 2016 00:00 Punto de vista

Punto de vista

Derechos políticos y derechos de participación

Ab. Jimmy Salazar Gaspar, presidente del Colegio de Abogados del Guayas

Queridos amigos estamos cerca de vivir un nuevo proceso electoral, por lo que considero oportuno hacer un sucinto análisis sobre los derechos políticos que los ecuatorianos poseemos en concordancia con los constitucionales derechos de elegir y ser elegidos, así como el conocido derecho de participación.

La actividad electoral nacional se rige en nuestro país con la Ley Orgánica Electoral y de Organizaciones Políticas, más conocida como el ‘Código de la Democracia’, norma de la que emanan procedimientos para creaciones de organizaciones políticas, mecánica y plazos que se deben implementar en cada proceso democrático dentro de nuestro país, así como los derechos políticos de todos los ciudadanos ecuatorianos.

Derechos políticos como elegir y ser elegidos, ser consultados, afiliarse o desafiliarse libremente de movimientos y partidos políticos, así como participar en todas las decisiones que estos adopten; intervenir como veedores u observadores en los procesos electorales; exigir la rendición de cuentas y la transparencia de la información de los sujetos políticos, entre otros, cobran vigencia en estos días, por lo que resulta importante recordar que los derechos políticos expresan el compromiso de la legislación y de las instituciones públicas para posibilitar la participación de los ciudadanos en el ámbito de la vida pública o política.

De allí que resulta tan importante que la ciudadanía se interese en la formación de valores democráticos a efectos de que sepamos ejercer a cabalidad y con efectividad nuestros derechos de participación. Se hace necesario que profundicemos en el análisis de cómo se han desarrollado los procesos electorales tanto a través de la historia de nuestro país como en el resto de la región y otras latitudes. Evaluar la observación y el acompañamiento electoral que hacen organismos internacionales. En fin, a raíz de la expedición de la Constitución de Montecristi se estableció un marco normativo tendente a fortalecer la participación ciudadana en el proceso electoral.

Comparto la decisión adoptada por la autoridad electoral de convocar a los jóvenes universitarios a integrar las mesas de sufragio, actividad que antes era designada a los servidores públicos. Bajo esa calidad, y habiendo sido servidor público por décadas, me tocó en varios ocasiones ser parte de mesa y lejos de pretender evitar esta honrosa pero agotante designación, me sentí parte activa de la jornada cívica electoral, aportando con un granito de arena para que esta se desarrolle en el marco del orden, buen trato y transparencia.

Formulo a ustedes, apreciados amigos, una cordial invitación a ser actores protagónicos de la vida y destino de nuestro país, a organizarnos y estar siempre presentes y vigilantes del cumplimiento y satisfacción de nuestras necesidades y progreso de nuestras comunidades, recordemos siempre que la unión hace la fuerza.

¡Juntos somos invencibles! (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense