La artista empezó su carrera en teatro y también es abogada. Defiende a la comunidad latina

Vanessa la 'Verduga' abrirá el UrbanLand en el estadio Spencer

| 04 de Octubre de 2017 - 00:00

La actriz y cantautora estadounidense, de origen ecuatoriano, presentará su disco Soy Mujer, en el que incluye un tema de Julio Jaramillo en spanglish.

Se imaginaron escuchar la canción ‘Niégalo todo’, que popularizó Julio Jaramillo, en bachata, en spanglish y cantada por una mujer. Pues la artista estadounidense de origen ecuatoriano, Vanessa Verduga, lo hizo posible y con ello se adentra en sus raíces latinas. Nacida en Los Ángeles, pero criada en el condado neoyorquino del Bronx, Vanessa escuchó desde pequeña a J.J. gracias a su abuela, quien le inculcó el gusto por la música ecuatoriana, de ahí que le rindiera tributo a través de este tema.

“En mi familia la música ecuatoriana siempre ha estado presente. Grabar este tema fue como algo muy natural, pero le di ese toque personal de la música que hago”, comenta Vanessa, la intérprete de música urbana pop fusión, quien a pesar de ser poco conocida en el mercado musical ecuatoriano, ha sido bien recibida por la prensa estadounidense y otros países de la región, como Colombia y República Dominicana.

Gracias a su propuesta la cantante ha sido invitada a participar en el UrbanLand 2018, que se realizará mañana en el estadio Alberto Spencer de Guayaquil y que contará con la actuación de artistas como Yandel, Rakim & Ken-y, Alexis y Fido, Baby Rasta y Gringo, Zion y Lenox, Sebastián Yatra y Manuel Turizo.   

La cantante aprovechará su estancia en Ecuador para promocionar su disco Soy Mujer, que contiene 9 canciones, 8 de ellas de su puño y letra. “Me gusta lo urbano, especialmente la evolución que ha tenido en los últimos años con la fusión de otros géneros musicales, como la cumbia, el merengue, la bachata y demás estilos que se han fusionado muy bien”.

Temas como ‘Owner of my heart’, ‘Vivirla bien’, ‘Es todo lo que pido’ o ‘Respeto tiene valor’ forman parte de este material discográfico que tiene un toque “feminista”, confiesa.

“La gente cree que ser feminista es algo malo. Creo que no entienden el concepto. Ser feminista no es odiar a los hombres, sino más bien convivir con ellos de forma correcta, en donde se respeten los derechos de ambos porque los 2 valemos como personas”.  

Quiso incursionar en lo urbano para dar un mensaje de igualdad al considerar que este género musical está estrechamente ligado a artistas hombres. “Son muy pocas las mujeres que cantan música urbana. Yo quise hacerlo para demostrar que nosotras también podemos y lo hacemos bien”.      

Las canciones de la ‘Verduga’, como se hace llamar artísticamente, fomentan el respeto y la igualdad de género. “La canción ‘Soy Mujer’ habla un poco de ello. No estoy pidiendo en ningún momento que las mujeres agredan a los hombres o viceversa. Creo que eso es lo bueno de la música urbana en estos tiempos, que sus canciones tienen otro mensaje. Hay más amor”.  

Inicios sobre las tablas

Los orígenes artísticos de Vanessa están alejados de la  bachata, género muy popular en la comunidad latina del Bronx. Verduga comenzó su carrera con el teatro musical con la puesta en escena de diferentes obras teatrales del Off Broadway, es decir, obras que se presentan en los teatros fuera del circuito oficial de Broadway, pero con gran presencia dentro de la cultura neoyorquina.

Entre otras, Implications of Cohabitation fue la obra teatral que la hizo merecedora de críticas y captó la atención de la prensa estadounidense. En la puesta escénica,  Verduga explora los lazos familiares, la soledad y la herencia de familia a través de unas vendedoras de empanadas callejeras, tal como ocurre en varios países latinoamericanos, especialmente Ecuador.

“La familia y lo que representa son aspectos que tienen mucho significado e importancia para mí. Por ejemplo, mi madre es como mi mejor amiga, el pilar fundamental en mi vida y mi carrera”, señala Verduga, tras confesar que fue su mamá quien la incentivó a adentrarse en el mundo del arte, a pesar de que ya contaba con un título profesional  ante “cualquier cosa”.

Verduga se recibió de abogada y ejerce la profesión con frecuencia, especialmente en lo relacionado con las relaciones internacionales debido a la facilidad que tiene para los idiomas. Además de su perfecto español, la artista habla italiano, francés, portugués e inglés, su lengua nativa.

“Creo que una persona debe cultivarse y prepararse siempre. Me da miedo llegar a viejita y pensar en las cosas que me hubiese gustado hacer y no hice por miedo o falta de disciplina”.

El sueño americano

Uno de los trabajos de los que más disfruta Vanessa, además de la música y la actuación, es ejercer su profesión de abogada. Asegura que el reto de ser de origen latino y mujer aún es más grande en su país.

“A mí me gusta luchar. No me gusta ponerme barreras y busco destacar en todo lo que hago, siempre con respeto y ayudando a los demás. Yo estoy ligada a las causas sociales, apoyando de una u otra manera a nuestra comunidad. Quiero que la gente latina se sienta protegida, especialmente con la situación política que estamos viviendo”.

Sobre este último aspecto, Vanessa cree que la gente racista en Estados Unidos actúa de esa manera por miedo. “Se han dado cuenta que nosotros somos mayoría. La gente de afuera es la que produce; lamentablemente, nuestra comunidad no se ha percatado de eso. Hoy en día nuestra música tiene más presencia en el mercado americano y que tenemos fuerza”, enfatizó. (I)

DATOS

Otra de las pasiones de Vanessa es el cómic. Es por ello que creó Justice Woman, una historieta ilustrada en Canadá en la que ella se personifica como una justiciera social.

La historia es ficticia pero aborda temas reales que ocurren en el sistema legal de Estados Unidos y de otros países. “Soy una abogada que en las noches se pone un traje y hace justicia por su propia cuenta”.

En www.justicewoman.com  se puede ver la serie y pronto tendrá su nueva temporada. La historia fue escrita por Verduga e incluye un personaje similar al Robin de ‘Batman’, que se convierte en ‘Roberta’, en las noches. (I)